Familiares del joven Luciano Barbeito, desaparecido en el partido de San Martín el pasado 1 de abril, salieron a desmentir versiones sobre su paradero y continúan con la búsqueda.

En algunos medios de prensa se dejó trascender días atrás, que Luciano se habría comunicado con su exsuegra Gloria. Se dijo que el joven se contactó con ella para hacerle saber que se encuentra bien de salud y que no le pasó nada malo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Con respecto a lo trascendido, Pablo Barbeito, hermano del desaparecido, declaró que “la familia está desesperada y que lo están buscando por cielo y tierra”. Luego agregó que su entorno no sabe nada sobre el paradero de Luciano y que la situación es “angustiante”.

En concordancia con lo declarado por Gloria, Pablo contó que su hermano tenía una buena relación con la madre de su expareja y que el día de su desaparición Luciano pasó por la casa a visitarla, pero que no fue atendido por la mujer, ya que la misma se encontraba enferma.

“Más allá de las declaraciones de Gloria, lo concreto es que mi hermano no aparece”, continuó Pablo. Sostuvo además que su hermano “no tenía motivos para desaparecer de su domicilio”.

El último contacto con su familia fue a través de un mensaje de texto confuso, el primer día de abril a las 22:30. Según su madre Nancy, no se sabe si “se le disparó solo el texto o estaba intentando pedir ayuda por algo”.

La familia realizó la denuncia por la desaparición de Luciano en la Comisaría 5ª de Billinghurst y la investigación está a cargo de la Fiscalía Nº 2 de San Martín, la misma que se encarga de la búsqueda de Araceli Fulles, la joven que también está desaparecida desde la madrugada del 1 de abril.

Luciano había salido de un penal tres días antes de su desaparición, tras cumplir una condena de un año y medio por robo en una estación de servicio. Tenía problemas por el consumo de drogas, pero siempre contó con la contención y la comprensión de su familia, según Ricardo Barbeito, padre del Joven.