Con la vuelta de las clases presenciales confirmada para el 17 de febrero en la Ciudad de Buenos Aires, los gremios docentes advirtieron por las malas condiciones edilicias de las escuelas porteñas y adelantaron que analizan posibles medidas de fuerza ya que “se pone en riesgo a los docentes y a los chicos”.

Así lo señaló la secretaria general de Ademys, Mariana Scayola, quien sostuvo que “no es posible un regreso presencial de clases así. La ministra Soledad Acuña dice que todas las escuelas están en condiciones de cumplir los protocolos y no es así”.

Durante el primer día de la vuelta de docentes a las escuelas tras el receso de verano, comenzaron a denunciar la falta de condiciones edilicias para cumplir los protocolos pero también la falta de insumos básicos, como jabón, papel, falta de mascarillas y barbijos prometidos y falta de termómetros para controlar los ingresos. 

También podés decir: Primer día con escuelas abiertas en la Ciudad: docentes denuncian que se incumplen los protocolos

En diálogo con El Destape Radio, la dirigente puso el foco en el transporte público para que docentes y estudiantes lleguen a las escuelas. “Dicen que los docentes vamos a tener prioridad en el transporte pero la verdad es que hay docentes que se quedan sin subir en los colectivos porque ya vienen llenos, Los pibes van a viajar en transporte. El 30% de la matrícula de CABA van a viajar en medios de transporte”, explicó.

“Decirles a las familias que está todo bien cuando sabemos que no es cierto resulta preocupante. Lo que dice la ministra de Educación no es la realidad con la que se van a encontrar las familias el miércoles. Nos ponen en riesgo a nosotros y van a poner en riesgo a los chicos”, manifestó.

“Es mentira lo que dice el Gobierno, esto que proponen no es una presencialidad segura. Seguramente tomaremos medidas de fuerza. Es mentira la presencialidad segura”, sentenció.

Scayola destacó que desde el Gobierno porteño “no se hacen cargo y les dice a las escuelas que se hagan cargo de cómo implementar” el protocolo sanitario y sostuvo que “hay muchas familias que no quieren mandar a los chicos a la escuela para no correr riesgos”.

En ese contexto, la titular de Ademys apuntó contra las mala condiciones laborales que atraviesan los trabajadores de la educación y recordó: “Seguimos con los salarios del año pasado y el Gobierno no quiere ni sentarse a hablar”.