Mariano Mera Alba, hijo del exministro del Interior en los años 90, que tenía pedido de captura internacional desde marzo de 2019 por abuso sexual, secuestro y robo, fue detenido en la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, partido de Moreno.

La detención fue realizada por personal de la Policía Federal Argentina (PFA) tras un operativo en el mencionado distrito de la zona oeste del conurbano Fuentes policiales informaron a Télam que el detenido era buscado por los delitos de abuso sexual, secuestro coactivo y robo agravado en banda.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al hijo del exministro del Interior del gobierno del expresidente Carlos Menen, Julio Mera Figueroa, lo denunciaron en el 2018 ante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón por el delito de «abuso sexual y lesiones dolosas».

En esa oportunidad y para que la mujer rectificara sus dichos ante esa sede judicial, fue secuestrada por el abogado Mera Alba y otros partícipes en el barrio porteño de La Boca y llevada por la fuerza hasta la zona de Merlo, donde fue despojada de sus pertenencias de valor y su teléfono celular.

Según las fuentes, la víctima concurrió forzadamente a la fiscalía donde accedió a cambiar su versión de los hechos, pero siguió sometida por la fuerza a manos del fugitivo y fue finalmente liberada por personal del departamento Antisecuestros de la PFA.

Por ese hecho, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 10 condenó en mayo del año pasado a cinco años y seis meses de prisión a dos hombres que privaron de su libertad a la mujer para que cambie su declaración. Durante el debate, la fiscalía destacó el rol del abogado Mera Alba, al que señaló como «responsable directo de la situación».

Los jueces ordenaron que se envíen testimonios al Juzgado donde se encuentra la causa que se le sigue al abogado para que se investigue la participación de dos personas en el hecho, una de ellas fue identificada como «Rafa» e intercambió mensajes con el abogado por entonces prófugo.

En su alegato, el fiscal Oscar Ciruzzi había resaltado ese intercambio entre Mera Alba y a quién identificó como Rafael Di Zeo, uno de los líderes de la barra de Boca Juniors.

«Mirá que la estuvieron buscando en la cancha y no la vieron, pero si no es hoy, es el domingo», le decía en uno de los mensajes al abogado prófugo.

La víctima es hincha de ese club y la noche en la que fue violentada había estado en el estadio, ya que se jugaba un partido de la Copa Libertadores.

Por ese este nuevo delito de secuestro coactivo en la Ciudad de Buenos Aires, el Poder Judicial porteño determinó el carácter de prófugo de Mera Alba desde marzo de 2019, lo que motivó la participación del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (CUFRE) dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación.

El año pasado, esa cartera había aumentado la recompensa a 1.500.000 de pesos para quienes aportaran datos sobre su paradero.

Efectivos de la división Búsqueda de Prófugos de la Policía Federal realizaron profundas tareas investigativas, las cuales determinaron que el hombre se domiciliaba en la localidad bonaerense de Merlo. Con ese dato se implantaron discretas vigilancias por la zona que frecuentaba y se concretó su aprehensión en la vía pública, en Puente del Inca y Asunción, en la localidad de Francisco Álvarez.