El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo recomienda que las autoridades de mesa llamen a las personas por su apellido y utilicen el número de orden y DNI para confirmar los datos. En algunos casos, los padrones no están actualizados para las personas que han hecho el cambio registral de identidad de género. Con esta recomendación se evitan los problemas y se garantiza el artículo 12 de Trato Digno de la Ley. Las condiciones de accesibilidad como rampas y ascensores para personas con dificultades de movilidad deben estar garantizadas en las escuelas, pero en algunos casos no sucede. Y las personas institucionalizadas en establecimientos de salud mental o discapacidad también deben tener garantizado el traslado para el ejercicio de su derecho al voto.

“Desde el mes de mayo participamos de una mesa interministerial donde promovemos el derecho al voto para personas que se encuentran en establecimientos de salud mental y discapacidad. Junto a la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDI), el Órgano Nacional de Revisión de la ley de Salud Mental, la Dirección Nacional Electoral y la Secretaría de Derechos Humanos trabajamos con una línea específica para promover el derecho al voto para personas institucionalizadas”, afirmó a Tiempo Argentino la Coordinadora de Programas y Proyectos contra la Discriminación del INADI, Lucila Somma.  “Es muy reciente el cambio de paradigma y todavía existen muchísimas barreras. Por eso trabajamos con los equipos de salud de los establecimientos. Se solicita revisar que tengan el documento a mano (que no lo tenga la familia, que quizás está lejos) y que estén en los padrones como lo garantiza la ley. En caso de que tengan una sentencia que les excluya de su capacidad para votar, se pide a la justicia la revisión de esa sentencia. Luego se da el acompañamiento, se busca la manera de garantizar el traslado. En algunos casos son las familias u organizaciones de la sociedad civil quienes se ocupan del traslado. Y algunas personas pueden hacerlo por sus propios medios”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-¿Hay avances significativos en los últimos años?

-El avance es progresivo. Hay muchas desigualdades a nivel territorial. Hay cuestiones que están mucho más instaladas en la Ciudad o en la provincia de Buenos Aires, donde los organismos nacionales están mucho más cerca para apoyar y avanzar. Pero en algunas provincias, el Órgano Nacional de Revisión de la Ley de Salud Mental no tiene presencia aún, entonces cuesta mucho más el monitoreo y depende de cada equipo de salud. El voto de las personas con discapacidad no se promueve socialmente y a veces hasta se desincentiva. Las prácticas discriminatorias que están instaladas en la sociedad bajo la mirada capacitista se reproducen al interior de las familias donde hay personas con discapacidad. La tarea del INADI es romper con esas barreras y promover la vía autónoma e independiente de las personas con discapacidad o con algún padecimiento de salud mental.

-¿Los padrones están actualizados para las personas que han realizado el cambio de identidad de género en el DNI?

-El padrón se actualiza para cada elección y este año cerró en junio. Si no estaba actualizado hasta junio, las personas podían hacer el reclamo. Parte de las consultas tienen que ver con esta situación. Los tiempos de revisión de padrón fueron cortos, y tuvimos poco tiempo. El día de las PASO salimos con muchas publicaciones en las redes, incentivando a las autoridades de mesa que llamen a todas las personas solamente por su apellido y a la hora de corroborar los datos se haga a través del número de orden y DNI. De todas formas, recibimos denuncias de episodios en donde no se garantizó el derecho a la identidad de género. Debido a que se promovía el distanciamiento en las mesas por la pandemia, ocurrió que la persona dejaba su DNI y luego se alejaba para esperar y era llamada por su nombre desactualizado del padrón. No creemos que hayan sido situaciones intencionales en esos casos. Pero las capacitaciones para las autoridades de mesa se dieron de manera virtual y quizá no fueron suficiente en este sentido. El día de la Marcha del Orgullo en el gazebo del INADI, la Dirección de asistencia a la víctima recibió varias denuncias y consultas sobre las elecciones. Aún se dan sucesivas situaciones de violación al artículo 12 de trato digno de la Ley de Identidad de Género.

-¿Cómo funciona la campaña “Elecciones libres de discriminación”?

-La campaña tiene como objetivo brindar información y sensibilizar, así como promocionar las medidas de accesibilidad que hoy están vigentes. Es para todas las poblaciones con las que el INADI trabaja y que ven afectado el ejercicio de sus derechos, como el derecho al voto. El foco estuvo puesto para acompañar a personas trans, a jóvenes, personas adultas mayores, migrantes o pertenecientes a comunidades indígenas y personas con discapacidad o padecimiento de salud mental. El trabajo fue territorial en las comunas de la ciudad de Buenos Aires y también en las provincias, a través de un operativo de distribución de información y de revisión de padrones. También brindamos información sobre el empadronamiento automático de personas migrantes en la ciudad de Buenos Aires. Hubo mucha demanda porque aún no se sabe que deben buscarse en el padrón de la ciudad y no en el padrón nacional.

La jornada electoral con atención permanente

El domingo 14 se brindará el servicio de atención de denuncias como todos los días de 9 a 19. Se atiende a través de las delegaciones del INADI en las provincias y en los municipios. En caso de ser necesario se realizarán gestiones rápidas a distancia o se acercarán a las escuelas para acompañar y resolver las situaciones que se presenten. Somma aclara que el INADI promueve también que las personas que no hayan tenido problemas en su ejercicio del derecho al voto pero que han observado situaciones de vulneración de derechos, se animen a hacer las denuncias a través del número 168 y así poder informar a la Cámara Nacional Electoral.

La línea 168 funciona desde marzo como un canal más accesible para realizar consultas o denuncias sobre episodios de discriminación. Según un informe reciente emitido por el mismo organismo, en octubre de este año se registró un aumento del 30% de llamadas en comparación al 2020, debido a que se mejoraron los canales de asesoramiento.