A nivel global, este viernes se reportaron 478.132 nuevos infectados en las últimas 24 horas, cifra que implica una tendencia al alza en comparación con el promedio de casos en los últimos siete días, Europa toma renovadas restricciones ante una creciente segunda ola de la enfermedad a poco del comienzo del invierno, sumó 172.433 nuevos casos en el último día. 
Estados Unidos sigue siendo el país más afectado desde el inicio de la pandemia en diciembre pasado en China: contabilizó 62.978 en un día, un número cercano al de América Latina y el Caribe.

En Francia, el toque de queda nocturno en vigor en las mayores ciudades se ampliará el sábado a gran parte del territorio y afectará a 46 millones de personas, dos tercios de la población, durante seis semanas, anunció hoy el primer ministro, Jean Castex, en conferencia de prensa desde París. “La situación es grave” y “nuestros servicios hospitalarios serán sometidos a una dura prueba”, advirtió, mientras que el promedio de contagios detectados por hora asciende a 1.000. El anuncio se dio a conocer hoy, el mismo día que Francia superó el millón de casos de Covid-19, y se convierte en el quinto país del mundo, detrás de Estados Unidos, India, Brasil y Rusia, y por delante de la Argentina y España, donde hoy se volvieron a endurecer las medidas.

Las zonas más afectadas de España cerrarán los bares a las 11 de la noche, aprobaron hoy las autoridades, que recomendaron salir de casa “solo lo necesario”, luego de informar que los principales ámbitos de transmisión del virus son las reuniones de familiares y amigos.

Italia también marcó un nuevo récord de contagios al superar la barrera de los 16.000 en la víspera, informó hoy el Ministerio de Salud, y el premier Giuseppe Conte agregó que “esta ola se está mostrando muy crítica”. Tras la decisión de tres regiones italianas de establecer toques de queda nocturnos a partir de este fin de semana, los desplazamientos sin justificación durante la noche quedarán prohibidos en Roma, Nápoles y Milán, capitales de Lacio, Campania y Lomabardía, respectivamente, como forma de frenar la difusión del coronavirus.

Mientras tanto, las calles de Irlanda y República Checa se muestran desiertas. Luego de la cuarentena levantada a mediados de mayo, Irlanda volvió hoy a cerrar comercios no esenciales y a imponer el aislamiento preventivo de la población durante seis semanas, el segundo país de Europa que retorna a la cuarentena ante el aumento general de casos en el continente previo al invierno. El escenario fue similar en República Checa que también retornó hoy, y por segunda vez en el año, a la cuarentena casi total ante un incremento récord de sus contagios que pone en peligro la capacidad de los hospitales de manejar el aluvión de internaciones.

En el Reino Unido, como medida para paliar la crisis económica derivada de las restricciones impuestas para contener los contagios de Covid-19, el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, anunció hoy nuevos fondos adicionales por 2.700 millones dólares para ayudar a las empresas que no puedan tener a su personal trabajando a tiempo completo por el rebrote del virus. La noticia de que el Estado pagará el 62% de los salarios por hora no trabajada, se da una semana después de que se endurecieran las medidas y se estableciera un nuevo sistema de restricciones basado en tres niveles de alerta.

Alemania, que también ofrece ayuda financiera hasta diciembre a las empresas más afectadas por la pandemia, superó hoy los 11.000 contagios diarios, un récord absoluto que llevó al presidente del Instituto Robert Koch, Lothar Wieler, a advertir que “la situación es globalmente muy grave” y que “los jóvenes son actualmente los más expuestos al virus”.

Además, en Bulgaria, el Gobierno decretó además hoy el uso obligatorio de tapabocas en espacios públicos, por considerar que el país está en “una situación muy grave”, luego de que el Ministerio de Salud informara una cifra sin precedentes con 1.472 casos y 29 decesos en la víspera.

Además en las últimas 24 horas hubo récords diarios en Hungría, que superó por primera vez los 2.000 casos y reportó 46 decesos; en Eslovenia con 1.633 y sumó cinco muertes, informó el Ministerio de Salud; en la vecina Croacia, que sobrepasó los 1.500 enfermos y añadió 13 muertes; y en Dinamarca, 970 casos, superando el récord de 678 del 25 de septiembre.