El plan de vacunación público y gratuito adquiere velocidad crucero con las 2,8 millones de vacunas que llegaron esta semana y las 2,1 millones que arribarán este lunes. El ritmo se mantendrá en el inicio del invierno: para junio se esperan otras 7,5 millones de dosis. Así, en los próximos 30 días se cubriría con una dosis a toda la población de riesgo, y se espera que dentro de un mes ya haya distritos inmunizando a mayores de 40 años sin comorbilidades.

El viernes el gobierno nacional distribuyó a las provincias 2.684.600 vacunas. A ellas se agregarán 2.148.600 dosis de AstraZeneca, cuyo principio activo se fabrica en la planta de mAbxience en Garín (de donde se enviarán otras 30 millones de dosis en junio para envasar en México), que llegarán este lunes a las 7.55, según anunció la ministra de Salud, Carla Vizzotti. Así, el país superará las 17 millones de vacunas.

A esa cantidad se sumarán otras 800 mil de AstraZeneca que llegarán desde los Estados Unidos en las próximas horas. Y en junio se esperan 3,5 millones más de esta vacuna desarrollada por el laboratorio anglosueca y la Universidad de Oxford; alrededor de dos millones de Sputnik V (hace un par de meses que se viene manteniendo ese número mensual, flujo al que se comprometió el presidente ruso Vladimir Putin); y dos millones de la china Sinopharm,  por la que el gobierno está cerrando un nuevo contrato que implicaría otras 4 millones en julio. Esto sin contar posibles envíos del mecanismo Covax de la OMS, el fondo solidario global del que restan llegar unas 7 millones de dosis, retrasadas en todo el mundo por la escasa cooperación de las grandes potencias.

Producción local

A todos esos lotes hay que agregar el gran desafío que planifica el gobierno a largo plazo, teniendo en cuenta que la inmunización general será clave en 2022: la producción local. Entre junio y julio arrancarían los primeros lotes masivos de Sputnik V en los Laboratorios Richmond. Y para el último trimestre se busca fabricar la Sinopharm y, también, dos vacunas cubanas, según anunció este domingo la ministra Carla Vizzotti luego de su viaje a México y a Cuba.

La Soberana 02 ya terminó la Fase 3 de ensayos clínicos, y el laboratorio donde se produce fue visitado esta semana por Vizzotti y la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, “Vinimos para conocer los avances de las vacunas Abdala y Soberana. El liderazgo de Cuba en el desarrollo de biofármacos y los lazos que nos hermanan, nos alientan a trabajar unidos contra la pandemia en América Latina”, tuiteó Nicolini. Antes de emprender el regreso al país, posteó una foto de ella y la ministra con los frascos de la Soberana y un sugestivo mensaje: “Muy pronto”.

Otras dos son posibles de cara al año que viene: la israelí BriLife, y la de AstraZeneca, para culminar la fabricación de la sustancia activa que hoy ya ocurre en Garín.

El flujo continuo de dosis de AstraZeneca presentará un par de ventajas logísticas. Por un lado, no necesitan mantenerse con temperaturas bajo cero como la Sputnik V, y pueden traerse de a millones en un solo avión. Por el otro, al igual que la Sinopharm, y también a diferencia de la rusa, la primera y la segunda dosis poseen la misma composición. Eso permitirá readecuar los intervalos según el estimado de 12 semanas que dispuso Salud, aunque Carla Vizzotti se encargó de remarcar que las vacunas “tienen un piso, pero no un techo” de tiempo entre cada dosis. De hecho, en el caso de la AztraZeneca/Oxford se comprobó que cuanto más cerca de las doce semanas se aplique la segunda dosis, más inmunidad genera.

Precisamente en lo referente a la inmunidad, esta semana el gobierno recibió algunas buenas noticias: el inmunizante de AstraZeneca sería efectivo contra la variante india, y la Sputnik no pierde eficiencia ante la cepa de Manaos, la de mayor circulación en la Argentina. E incluso lograría que la persona que se aplicó ambas dosis rusas no transmita el virus.

Mientras tanto, el gobierno continúa con la estrategia de priorizar la cobertura con una dosis de la mayor cantidad de población posible. Como marcó el senador correntino Martín Barrionuevo, un experto ya en estadísticas de Covid, ya se empiezan a ver los efectos positivos de la vacunación: “Los mayores de 70 años en marzo eran el 50% de los pacientes graves, hoy son el 20 por ciento”. «

El nuevo hito en Provincia

El gobierno bonaerense suele hablar de “hitos” para referirse al plan de vacunación público, gratuito y optativo. El primero fue cubrir al personal de salud, el siguiente: mayores de 60 años. Para concluir este segundo hito y centrarse en el tercero –los mayores de 18 con comorbilidades–, anunciaron ayer un millón de nuevos turnos de vacunación. Quedan por cubrir 130 mil mayores de 60 años sin comorbilidades, y 390 mil personas de entre 40 y 60 años con factores de riesgo. Todos ellos recibirán su primera dosis en los próximos días, junto con docentes y fuerzas de seguridad que restaba inmunizar. Para quienes tienen entre 18 y 40 años con factores de riesgo, hay distritos como Vicente López que ya enviaron los primeros turnos. Según calculan en el Ministerio de Salud que conduce Daniel Gollán, con el 40% de las 2,1 millones de dosis que llegan mañana de AstraZeneca, que le corresponden a la Provincia, podrán cubrir esa franja y dar por terminado el “hito” de población de riesgo. El siguiente paso, de cara al inicio del invierno, será avanzar con mayores de 40 y 50 años sin comorbilidades.