Mientras el gobierno porteño sostiene la idea de nacionalizar un tema municipal, como es el retorno a clases en medio de la pandemia, a la “disputa” entre el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y su par de Ciudad, Soledad Acuña, se sumó un fuerte comunicado de las y los supervisores de los 21 distritos escolares. Durante la semana, Acuña sostuvo que los protocolos presentados a Nación fueron consultados y evaluados por todo el sistema educativo porteño. Pero no. “Queremos dejar asentado que el protocolo presentado no constituye una propuesta pedagógica y que no fue consultada ni construida con el cuerpo de supervisores”, afirmaron, desmintiendo los dichos de la ministra.

“Este colectivo que aquí se manifiesta es absolutamente plural y diverso”, señala el documento. El protocolo, dicen los supervisores, “presenta un sinnúmero de puntos objetables, que dan cuenta de la forma unilateral en la que fue diseñado. En un breve lapso, hemos asistido perplejos a tres propuestas de las que nos anoticiamos por los medios de comunicación. Todas ellas insisten con una revinculación presencial de los alumnos y alumnas más postergados, que desconocen la emergencia sanitaria y el riesgo que implica para docentes, estudiantes y familias”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el mismo sentido, ministras y ministros de Educación de 17 provincias rechazaron la insistencia de Acuña por el retorno a clases. “No nos da igual que nuestras alumnas y nuestros alumnos tengan o no clases, pero tampoco adherimos a un regreso presencial a las escuelas que no respete los protocolos que todos aceptamos como reglas de trabajo común y de cumplimiento obligatorio para que el retorno se concrete en las mejores condiciones posibles”, expresaron los gobiernos de Catamarca, San Juan y Santiago del Estero en un comunicado conjunto. Desde Chaco, Chubut, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, La Rioja, Neuquén, San Luis, Santa Fe, Río Negro, Santa Cruz, Tucumán, Tierra del Fuego y la Provincia de Buenos Aires, expresaron: “Deseamos fervorosamente que el regreso se concrete, pero no de cualquier modo. Nuestros esfuerzos se dirigen a garantizar que el derecho a la educación se ejerza de manera plena en todas nuestras jurisdicciones”. Mediante una carta con la adhesión de 20 centros de estudiantes, también los secundarios porteños se sumaron al rechazo del regreso a clases presenciales.

El miércoles se reunieron los equipos técnicos de Nación y Ciudad. El ministro Trotta aseguró que el próximo martes convocarán nuevamente al consejo asesor para el regreso a clases presenciales. “Esta convocatoria tiene como objetivo presentar el índice epidemiológico para la vuelta segura a las escuelas en las grandes urbes y analizar las nuevas propuestas provinciales para la apertura gradual de establecimientos educativos”. Pero aclaró: “Llevaremos la certeza de que se volverá a las actividades presenciales escolares en zonas urbanas cuando sea seguro y en base a evidencia científica”.  «