El Reino Unido se convirtió este jueves en el primer país en aprobar un tratamiento en comprimidos contra el coronavirus, algo que el Ministerio de Salud consideró “histórico”, porque cambiará la situación de los más vulnerables y los inmunodeprimidos.

Después de haber sido aprobada por el regulador de medicamentos del Reino Unido, la pastilla “revolucionaria”, el molnupiravir, se administrará dos veces al día a pacientes vulnerables a los que se les haya diagnosticado recientemente la enfermedad.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hoy es un día histórico para nuestro país, porque el Reino Unido es ahora el primer país del mundo en aprobar un antiviral contra el covid-19 que puede tomarse en casa”, aseguró el ministro de Salud, Sajid Javid, en un comunicado.

“Esto cambiará la situación para los más vulnerables y los inmunodeprimidos, que pronto podrán recibir el revolucionario tratamiento”, agregó.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, por sus siglas en inglés) dijo que el fármaco es seguro y eficaz para reducir el riesgo de ingreso hospitalario y muerte en personas con Covid leve a moderado que tienen alguna otra patología.

Molnupiravir es para personas que han tenido una prueba de Covid-19 positiva y tienen al menos un factor de riesgo de desarrollar una enfermedad grave, como obesidad, tener más de 60 años, diabetes o enfermedad cardíaca, informó el diario británico The Guardian.

La MHRA dijo que el medicamento debe tomarse lo antes posible después de haber dado positivo al test de coronavirus y dentro de los primeros cinco días.

En los ensayos clínicos, la píldora, desarrollada originalmente para tratar la gripe, redujo el riesgo de hospitalización o muerte aproximadamente a la mitad. Javid dijo que el tratamiento es un “cambio de juego” para los más frágiles e inmunosuprimidos.

Desarrollado por el laboratorio estadounidense Merck, el molnupiravir es el primer medicamento antiviral oral para el coronavirus. Su uso evita que el virus su multiplique, con lo que reduce el riesgo de la enfermedad. Merck supone que la acción debería ser efectiva con nuevas variantes del virus del coronavirus.

Según los datos publicados en un comunicado de prensa, los ensayos clínicos en 775 pacientes del estudio encontraron que 7,3% de los que recibieron el medicamento fueron hospitalizados frente al 14,1% que recibió placebo.

Entre los que recibieron molnupiravir no hubo muertes, aunque 8 pacientes que recibieron placebo en el ensayo murieron más tarde por Covid-19.

Los resultados del ensayo sugieren que el fármaco debe tomarse poco después de que se desarrollen los síntomas para que surta efecto.

Reino Unido, uno de los países más afectados por el coronavirus en el mundo, con 140.000 fallecidos cerca de 1.000 hospitalizaciones diarias, encargó 480.000 tratamientos de molnupiravir en octubre último.