Los sindicatos más representativos de la Ciudad de Buenos Aires se movilizaron este lunes por el microcentro porteño, con destino a la Legislatura. El objetivo fue poner en agenda los reclamos, ante la falta de diálogo de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta y el empobrecimiento de miles de empleados de la administración estatal. De la movilización conjunta participaron el gremio que conduce Daniel, “el tano” Catalano, ATE-Capital; el sindicato docente UTE-Ctera, que lidera Angélica Graciano; la Asociación gremial de trabajadores y trabajadoras del Subte y Premetro (AGTSyP), que encabeza Beto Pianelli; y el Sindicato de Trabajadores Judiciales (SITRAJU), comandado por la diputada nacional del Frente de Todos, Vanesa Siley.

Esta jornada de protesta intersindical “es el comienzo de un plan de lucha que seguramente se irá profundizando durante el año, porque el gobierno de la Ciudad desoye nuestros reclamos”, asegura en diálogo con Tiempo la Secretaria adjunta de ATE Capital, Agustina Panissa. La semana pasada, mediante una conferencia de prensa, las y los trabajadores habían adelantado esta jornada de lucha y al mismo tiempo que exigieron al jefe de gobierno porteño, Rodríguez Larreta, que convoque a una inmediata reapertura de paritarias. A los pocos minutos de concluida la conferencia de prensa, el Gobierno de la Ciudad abrió la mesa negociación con ATE Capital y UTE-Ctera.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La situación de nuestros compañeros y compañeras es crítica y de un empobrecimiento constante. El 80% de nuestros trabajadores y trabajadoras están bajo la línea de pobreza, es por eso que tenemos que discutir la implementación de una nueva carrera que nos saque de esta situación”, asevera el titular de ATE Capital Daniel Catalano en diálogo con Tiempo. “Además, en la Ciudad de Bs As tenemos más de 20 mil empleados públicos monotributistas con salarios que no llegan a los 70 mil pesos mensuales. Tenemos que discutir cómo se construye el salario, porque el nuestro, es un capricho de la conducción de Larreta para generar una masa de trabajadores pobres”.

El dirigente sindical asegura que el resto de planta permanente de trabajadores y trabajadoras del Estado, también tiene salarios que promedian los 60 mil y 80 mil pesos: “Acá no tenemos trabajadores bien pagos, ni ricos, como quienes conducen el gobierno porteño”, remata Catalano.

Mientras avanzaban las diferentes columnas, una columna importante de guardapolvos blancos ocupó las inmediaciones de la legislatura porteña. Eran maestras y maestros de la Ciudad que también evidenciaron la precarización del sector: “Vinimos a reclamar que no tengamos que seguir rogándole a Larreta que actualice nuestros salarios, y es por eso que marchamos conjuntamente con los sindicatos hermanos de todo el distrito”, cuenta a Tiempo la Secretaria General del gremio docente UTE, Angélica Graciano.

«Pudimos arrancarle a Larreta un aumento que su gestión nos estaba misereando. Un aumento del 60%, con revisión a fin de año. Esto se consiguió gracias a las medidas de fuerza de la semana pasada y la multitudinaria movilización que hicimos el 12 de mayo junto al resto de la docencia porteña, para oponernos a la modificación de nuestro estatuto”, termina Graciano.

Los metrodelegados sumaron sus reclamos: “Es urgente el recambio de flotas y el retiro del asbesto de todas las formaciones de la red de subte y premetro”, manifestó Roberto Pianelli, Secretario General de los trabajadores y trabajadoras del subte. “Quiten ya esos trenes que están infectados, sino vamos a tomar un plan de lucha y a parar toda la ciudad», advirtióel metrodelegado.

El sindicalista aseguró que hace dos años que el gobierno porteño había prometido el recambio de todas las formaciones con asbesto, el producto cancerígeno que contienen varios vagones que siguen circulando: «que cumpla con lo prometido, y que cambie la flota de la Línea B que continúa contaminando con asbesto a trabajadores y pasajeros, y que ponga en marcha un plan para eliminar ese mineral cancerígeno”, agregó Pianelli.