“Estoy cansada de tener esta tos. Me hago la nebu, tomo la medicación y estoy cansada”, dijo una nena que se animó a hablar ante miles de personas concentradas en la noche del miércoles en el Monumento a la Bandera de Rosario. El avance de las quemas, la inacción judicial hacia los responsables de los incendios y la invasión del humo sobre la ciudad generaron un nivel de hartazgo y reclamo que dio lugar a una masiva protesta.

Como consignó El Ciudadano, esta vez no solo se movilizaron agrupaciones ambientalistas. También, hombres, mujeres y familias enteras de a pie, cansadas de vivir en medio del humo. No es solo una incomodidad cotidiana: “Vemos claramente que aumenta la consulta por temas respiratorios cuando hay varios días de quemas como pasó este fin de semana. Es un fenómeno nuevo. En 2008, cuando arrancaron los incendios, no había estas consultas, no había este impacto en la salud”, advirtió Leonardo Caruana, secretario de Salud municipal, en diálogo con ese diario.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En medio de la protesta, con entre siete y diez mil participantes según distintas estimaciones, se generó una suerte de asamblea para definir cómo seguir. En principio, se decidió que este sábado a las 16 se volverá a cortar el ingreso al puente a Victoria. Todo se dio con densas columnas de humo en el aire.

“Necesitamos no solo estar en la calle organizados como estamos hoy: también hay que construir una batería de herramientas. Y la justicia tiene que estar a la altura. Es necesario que haya gente presa, multada y condenada por los crímenes que se están sucediendo. Y que el poder Ejecutivo, a través del Plan del Manejo del Fuego y su ministro, puedan hacer prevención en los lugares de incendio, que año a año se reiteran en los mismos sitios”, remarcó Luz Ferradas, concejala de Ciudad Futura y presidenta de la Comisión de Ecología del Legislativo municipal.

Jésica Fernández Bruera, de la Multisectorial Humedales, destacó en diálogo con Tiempo que la convocatoria fue grande, teniendo en cuenta que se orquestó en alrededor de 48 horas. Y señaló un hecho que fue la gota que colmó el vaso de la paciencia rosarina: “Entre lunes y martes la ciudad amaneció con carteles y pintadas que decían ‘plomo y humo, el negocio de matar’. Aparecieron en Casa de Gobierno y en varios lugares dentro de Rosario. A todas las personas les llamó la atención la velocidad con la que respondieron tapando esos carteles. Todo el mundo dijo ‘para esto son rapidísimos, para esto las cámaras funcionan’. Pero hace dos años que nos estamos ahogando y no tenemos respuesta. Funcionó como un acto simbólico para decir ¿qué esperan?”.

Reclamos desde distintos frentes

El mismo día de la manifestación ante el Monumento a la Bandera, intendentes y presidentes comunales de localidades ribereñas de Santa Fe se reunieron en Alvear para conformar un foro y exigir «acciones concretas» en la lucha contra los incendios en las islas del Delta del Paraná.

Acordaron coordinar audiencias con la Justicia Federal y el fiscal de Entre Ríos a cargo de las causas por los incendios; y reuniones con el ministerio de Seguridad de la Nación y el gobierno entrerriano.

«Estamos hablando de intendentes que vienen denunciando las quemas desde hace más de diez años en reiteradas situaciones. Es una historia vieja, con antecedentes y que hoy con la tecnología se nos permite acercarle a la justicia más pruebas en ese sentido», dijo la ministra de Ambiente y Cambio Climático de Santa Fe, Erika Gonnet.

«Hemos arribado a la conclusión de que todos los recursos que se están volcando en definitiva no son pocos, sino que deberían estar orientados a que el fuego no se encienda y no tanto a combatirlo», planteó el intendente de Villa Constitución y presidente del foro, Jorge Berti. Y consideró que «la Justicia tiene que dar algún tipo de respuesta y tiene que hablar con ejemplos concretos ya que no hay nadie detenido».

Por su parte el intendente de Rosario, Pablo Javkin, destacó: «Tenemos datos precisos, sabemos dónde se prende el fuego y claramente hay una intencionalidad muy marcada, con sectores que desde 2020 a esta parte siempre tuvieron fuego».