Las familias y docentes del JII 13 del 20 de Mataderos no salen del asombro. Este lunes, el gobierno de la Ciudad celebró el aniversario del jardín y la mudanza de su respectiva escuela primaria al mismo edificio, ubicado en Eva Perón y General Paz.

«Marcaron a mi nena como si fuera una vaca de su propiedad», comentó a este diario Claudia, que envía a su hija a sala de 5 del jardín. «La verdad que no me gustó para nada ¿Cómo van a hacer propaganda en la manito de mi hija? Es una porquería esto que hicieron», exclamó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Después de varios años, el gobierno de la Ciudad mudó la Escuela N 6 del DE 20 a un nuevo edificio, que comparte el patio con el jardín de infantes. Para «celebrar» tal acontecimiento, el ministerio de Educación de la Ciudad anunció a la comunidad educativa que iba a estar el Show de Adriana e invitó a padres y estudiantes a concurrir al evento, luego de la jornada de clases.

«El espectáculo se realizó en el patio de la escuela y vinieron animadoras. Cuando entraron mis alumnas y alumnos les ví que traían en la mano el tatuaje con el logo del gobierno de la Ciudad», cuenta a Tiempo la maestra de inicial Emilse Rodríguez.

Para la docente, el hecho es aberrante y representa una forma de adoctrinamiento político, pero en los cuerpos de los chicos. «Después, nos dicen a nosotras que cuando enseñamos historia sobre lo que pasó el 24 de marzo de 1976 o lo que ocurrió en la guerra de Malvinas estamos adoctrinando. Es una locura. A las que enseñamos los hechos que ocurrieron en nuestro país, nos llaman adoctrinadores y a los que tatúan a los chicos con propaganda política, ¿cómo se los debería llamar?», agrega.

La Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Educación, UTE, emitió un fuerte comunicado y repudiando esta situación: «No conformes con inundar las escuelas con campañas de marketing y cartelería asociada con slogans como «la transformación no para», ahora utilizan a las infancias para sostener y profundizar la propaganda para con las familias, marcando sus cuerpos», afirma el gremio docente en un documento. «Denunciamos la utilización política partidaria de lxs niñxs por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y exigimos la intervención del Asesor Tutelar y de los organismos de defensa de los derechos de NNYA para frenar esta situación», cierra.

María «Monona» Gutiérrez, titular de la secretaría de inicial del mismo espacio sindical manifestó a este medio «que cuando uno cree haber visto todo por parte del gobierno nos encontramos con este hecho que debería tener el repudio de toda la comunidad educativa. A ningún gobierno, provincial o de otra parte del mundo, se le ocurriría marcar a los niños y niñas como ganado, como si los estudiantes fueran una cosa, propiedad de la gestión de Larreta», termina.