El ministro de Salud, Ginés González García, calificó como «muy complicada» la situación ante el rebrote de casos de coronavirus en el país, aunque desestimó que se apliquen prohibiciones a las actividades económicas o un toque de queda sanitario durante las noches.

Tras el encuentro con todos los ministros provinciales de Salud, Ginés declaró al canal de noticias A24 que por el momento «ni pensar en restringir la actividad comercial e industrial» y que no se habló por el momento de un «toque sanitario».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«No hablamos de restringir con lo prohibitivo (…) la medida más tomada es la restricción a la circulación, como lo están haciendo hoy Perú y Chile», sostuvo el funcionario y señaló que ya hay provincias que han tomado medidas, como La Pampa.

Nuevos casos (promedio semanal)

“Los informes que tenemos son muy preocupantes, ya está pasando lo que suponíamos que iba a ocurrir en marzo o abril y la evolución es mucho más rápida de lo que se creía», analizó y sostuvo que “se han dejado de lado todas las medidas que se habían cumplido. Las fiestas clandestinas, las ‘clandes’ como dicen los chicos, con números increíbles, en una situación social muy complicada. Vi mucha gente grande en la calle y eso no es bueno y mucha gente abandonó la conducta cuidadosa”.

«A lo mejor nos falta comunicación, aunque si no hay un cambio de conductas individuales va a ser difícil», manifestó. 

Especialistas que integran el comité de expertos que asesora al presidente en este tema coincidieron en la mirada sobre el aumento de casos y reclamaron medidas restrictivas urgentes, sobre todo en el AMBA, donde se concentran la mayor cantidad de casos.

«En el AMBA algo tenemos que hacer, sin duda. Estamos en un bruto rebrote», señaló el infectólogo Tomás Orduna en diálogo con El Destape Radio y consideró: «Los números ya son para hacer restricciones. No se pueden tomar medidas de media tinta. Habría que restringir al menos un tercio del día».

«Los municipios de la Costa ya tuvieron un año malo y ahora están tironeados por las restricciones, pero hay que seguir analizando y los números son los que traccionan. Hay un número muy poderoso de veraneantes. Hay muchos jóvenes que no les va a pasar nada pero luego lo llevan hacia los que sí. En Capital y AMBA también hay reuniones masivas. Cada llegada de una nueva cepa potencia ya que tiene mayor facilidad de transmisión», analizó.

«Los jóvenes tienen que elegir entre vida social o ver a los padres. Pero el problema es que viven con los padres. Veo actitudes poco solidarias de algunos jóvenes», sostuvo y añadió: «Apelamos a la conciencia de la misma población que no usa barbijo y encima le tenemos que decir que se quede en su casa».

En la misma línea, el infectólogo Eduardo López se pronunció “partidario de una medida de tipo restrictiva”. “Creo que hay analizar muy rápido todos los datos, y si el número de casos sigue aumentando yo sería partidario de una medida de tipo restrictiva, porque me parece que esperar no es bueno”, dijo a Radio La Red el martes.

“Evidentemente hay un aumento de número de casos con una ruptura importante del compromiso de la gente, que ha decidido estar agrupada, no usando barbijos y en fiestas. Eso es malo y el número de casos aumenta de forma espectacular”, dijo.

El infectólogo señaló, además, que “el aumento de casos se está dando de la mano de los jóvenes” quienes “por ahí piensan que no les va a tocar o si me toca es leve pero no es tan así. Hay que tener en cuenta que puede contagiar a adultos mayores que desarrollan la enfermedad de forma más grave”.