La vacunación, luego de la potabilización del agua, es el hito sanitario que más vidas ha salvado en el mundo a lo largo de la historia de la humanidad. Recientemente, ingresó al Congreso un proyecto por parte de la diputada nacional Paula Urroz de Cambiemos, un proyecto de ley que desató una polémica en distintas sociedades argentinas relativas a Salud por modificar la ley vigente de políticas sanitarias. 

En vista de la presentación, desde la Sociedad Argentina de Inmunología (SAI), la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y Fundación Huésped consideran que esto indudablemente significará un retroceso en política sanitaria, con serias consecuencias potenciales para la salud de la población y las futuras generaciones. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Las vacunas son altamente efectivas en lograr prevenir algunas de las enfermedades infectocontagiosas más peligrosas que amenazan a los seres humanos. En este sentido, los programas de vacunación sistemática han permitido disminuir la mortalidad y secuelas producidas por muchas enfermedades inmunoprevenibles que hasta hace menos de 100 años eran un flagelo para la sociedad”, informan en un comunicado. Y agregan: “Debido a la vacunación, la región de las Américas ha sido la primera en el mundo en eliminar la viruela, la poliomielitis, el sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita.” 

Por otra parte, recuerdan que nuestro país ha sido un pionero al instituir la vacunación obligatoria y gratuita como bien social colectivo mediante la Ley nacional 22.909, vigente desde el año 1983. Actualmente, nuestro país posee uno de los calendarios nacionales de vacunación más completos del mundo, garantizando la equidad de los individuos en el acceso a la prevención de enfermedades. Las vacunas son medicamentos y, como tales, cumplen la exigencia de ser eficaces y, además, seguras. Es decir, que el beneficio de su utilización es mayor que el riesgo. El caso de las vacunas es excepcional: además de ser efectivas, son extremadamente seguras. Si bien es posible que en algunas personas generen algún efecto adverso, éstos son poco frecuentes y leves: la mayoría de ellos no son más que molestias menores. 

El sólo hecho de que un niño pueda quedar desprotegido por falta de vacunación “representa un peligro social” ya que no sólo él queda vulnerable sino que también pone en riesgo a sus semejantes al no contribuir a la inmunidad general de la población o “inmunidad de rebaño”. En este sentido, y en base a la extensa evidencia científica acumulada en favor de la vacunación, las sociedades rechazan el proyecto de ley presentado por la diputada de Cambiemos.