“Hoy sonó el timbre en la escuela, quince minutos antes de que se retire el turno mañana. Muchos pensamos que era una equivocación. No paraba de sonar y pensamos que se había trabado como ha sucedido varias veces (otra de las cosas que no funcionan bien). Las luces titilaban y pensamos que eran problemas de electricidad”. Así, comienza el relato de una docente de la Escuela Nº 13 DE 19 de Villa Soldati.

Más tarde se escucharon dos explosiones y “de repente aparece un auxiliar que nos dice que tenemos que salir con los chicos de la escuela. Nunca sonó alarma. Salimos. El patio interno con humo. Llegaron los bomberos. Dijeron que fue un principio de incendio en la caldera”, agrega.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La caldera de esa escuela ubicada en la zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires, tiene desperfectos en su funcionamiento desde hace mucho tiempo, por lo que, tanto el personal docente como niños y niñas del lugar, padecen las bajas temperaturas durante todo el invierno,  “sin tener la posibilidad de suspender la prespecialidad, quedando los alumnos y docentes en situación de desamparo y sin solución”, subraya la docente.

Una vez retirado el personal de bomberos de la Ciudad, la directora informó a la comunidad de docentes y alumnos que ya no había peligro, pero al llegar el supervisor del distrito suspendieron las clases en el jardín de infantes por precaución, pero en la primaria dijeron que la jornada podía continuar.

“Nosotros venimos denunciando esto desde hace años, el estado malísimo de infraestructura en las escuelas, la falta de inversión y esta situación, refleja la gravedad de los hechos”, señala en diálogo con Tiempo María Isabel Grau, Secretaria de prensa del gremio docente Ademys. “Lo más grave es que en esta situación, el gobierno porteño pretende a partir del lunes que viene, meter a la totalidad de la matrícula de las escuelas. Son edificios donde ocurren situaciones similares por el gravísimo estado de la infraestructura escolar que, sumado a la pandemia es un combo peligroso”, Agrega.

Los problemas en calderas y estufas de escuelas porteñas por falta de mantenimiento, mantiene en alerta constante a la comunidad educativa: “En particular en esta escuela, se viene denunciando el problema en la calefacción y desperfectos en la caldera hace mucho tiempo, pero esto ocurre en varios establecimientos educativos, a los que se suman problemas con el agua, con el gas. Son todas las evidencias de que desde hace años no se invierte en infraestructura escolar”, termina Grau.