El empresario Guido Parisier y el padre de su esposa Mónica quedaron al borde del juicio oral y público acusados por presunta “estafa” a un socio de emprendimientos. Entre los hechos presuntamente defraudatorios aparece la explotación de un terreno de cinco hectáreas frente al río en la ciudad de Tigre, mediante un convenio firmado con el ex intendente de esa localidad, Sergio Massa.

Parisier, ex dueño de la discoteca Hipopotamus sufrió, además, un embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 17 millones de pesos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El octogenario empresario, ex interventor del Instituto Nacional de Cinematografía durante el menemismo y amigo personal del ex presidente Carlos Menem fue procesado por la presunta defraudación en perjuicio de su socio, Juan Carlos Cóppola, en la empresa que ambos integraban, Okal SA.

A sus 83 años de edad, Parisier quedó procesado junto con su suegro, Antonio Cafarelli, de 90 y padre de la esposa del empresario, Mónica, presidenta de la filial argentina de la Fundación “Make a wish”, que tiene como madrina honoraria a la ex mujer de Daniel Scioli, Karina Rabolini, y como padrino al periodista Guillermo Andino. 

El querellante Cóppola, representado por los abogados Diego Guerendiain y Nicolás Urrutia, obtuvo el procesamiento de Parisier por “haber desplegado conjuntamente maniobras defraudatorias en el marco del funcionamiento de la sociedad Okal Argentina SA  en provecho propio, con el fin de lograr un beneficio económico indebido, violando los deberes a su cargo ya que comprometieron los bienes de la empresa, obtuvieron beneficios de manera ilegítima, destruyeron y falsificaron documentos, todo ello con el fin de provocar un perjuicio económico sobre el patrimonio de la sociedad y particularmente sobre el del querellante”.

Entre las maniobras supuestamente defraudatorias figura la explotación de un terreno de cinco hectáreas en el partido bonaerense de Tigre, frente al río, en el que se desarrollaron acontecimientos deportivos y culturales autorizados por líder del Frente Renovador Sergio Massa. Según la acusación, sin conocimiento, consentimiento ni autorización de Cóppola, como socio de Parisier, fue excluido de la explotación del predio, ubicado en la calle Luis Pereyra y utilizado como estacionamiento de otros emprendimientos y sede del complejo de eventos conocido como “Complejo Pipa Tigre”.

En ese lugar, el 13 de diciembre de 2012, fue abucheado y obligado a retirarse el ex juez federal Norberto Oyarbide, durante una exhibición de tenis entre Juan Martín del Potro y el suizo Roger Federer. 

“Coppola en su relato detalló que ante el conocimiento a través de terceros de la existencia de un contrato de locación vinculado al terreno de la localidad de Tigre a través de un llamado para saber si concurriría a una reunión en la Municipalidad de Tigre, donde estaría presente el intendente Sergio Massa, se contactó con Parisier quien le indicó que nada sabía sobre esa reunión.  Sin embargo, al día siguiente, este último lo llamó diciéndole que lo habían citado de la Municipalidad para que concurriera junto a Cafarelli”, reza la acusación. 

Parisier afronta cargos por un delito que contempla penas de hasta seis años de prisión.