Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La Cámara de Apelaciones de la Ciudad de Buenos Aires confirmó hoy el amparo presentado por familias, docentes, el colectivo Vacantes para Todxs, el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH) y la dirigente y candidata a diputada nacional por CABA, Myriam Bregman, centrado en la falta de vacantes: la sentencia confirma que en la Ciudad faltan vacantes y obliga al gobierno porteño a garantizarlas. Pero va más allá: el fallo se enviará a la Legislatura para que aumente el presupuesto de la educación pública de CABA, y le reclama al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que informe cuáles son las 54 escuelas nuevas que supuestamente creó, y de las cuales nunca se dio información detallada.

“La Justicia nos dio la razón. En la Ciudad faltan vacantes en las escuelas. El gobierno porteño deberá garantizar el acceso a la educación pública en los barrios donde todos los años faltan vacantes, la gran mayoría en la zona sur”, informó hoy Bregman en relación al fallo de la Sala 3 de la Cámara de Apelaciones del Fuero Contencioso que confirmó la sentencia en el amparo colectivo presentado por la falta de vacantes de la jueza Elena Liberatori del 2019.

El fallo ordena garantizar el acceso a la educación primaria y secundaria en los Distritos Escolares N° 1 (Retiro, Recoleta, Palermo, Balvanera, San Nicolás, Puerto Madero), 5 (Barracas, Parque Patricios, Constitución, Nueva Pompeya), 13 (Villa Luro, Vélez Sarsfield, Parque Avellaneda, Lugano, Mataderos, Liniers), 19 (Villa Soldati, Flores, Parque Chacabuco, Nueva Pompeya), 20 (Villa Lugano, Mataderos, Liniers), y 21 (Lugano, Villa Riachuelo, Villa Soldati). Son 20 barrios en total.

El número de vacantes nunca fue admitido por el gobierno porteño, pero según familias y organizaciones supera los 20 mil lugares. También hay otras personas que sufren la escasez de espacios para estudiar en CABA pero que no entran en la falta de vacantes: son aquellos y aquellas a quienes el sistema online les asigna un lugar, pero en una escuela lejos de su hogar. Son miles, pero tampoco nunca fueron cuantificados. 

La mayor deuda es en el nivel inicial. Desde el Ejecutivo porteño argumentan que ninguna administración del país tiene cobertura total para menores de entre 45 días y 3 años. Aunque tampoco todas tienen una constitución que exige la obligatoriedad de darle un lugar a toda familia que la pida en el sistema público, como es el caso de la Constitución de CABA.

Las familias, entonces, deben recurrir a judicializar sus casos, con tiempos que se aletargan mientras los chicos, si no eligen el sistema privado, deben permanecer sin estudiar por tiempo indefinido, esperando la decisión de la justicia y posteriores apelaciones de la Ciudad. “Ya van dos veces que tenemos que recurrir al recurso de amparo porque nuestros chicos quedan sin vacante luego de la inscripción online. Nosotros, que tenemos acceso a internet en casa y en algunos dispositivos, en las dos ocasiones tuvimos que ponernos el despertador a las 3 de la madrugada para realizar la inscripción, ya que en los horarios normales la página siempre estaba caída”, relató tiempo atrás a El Café Diario Natacha Kahanoff, una mamá que ya presentó reclamos legales para que sus hijos puedan ingresar a la escuela pública.

“Te obligan a aceptar cinco opciones que te pone el sistema según la dirección de tu domicilio o la del trabajo de la madre o el padre, la que pongas como principal. Se pueden agregar hasta tres más, ordenando por prioridad y sin poder eliminar ninguna de las cinco que el sistema te da como opciones. Pero sólo queda en la lista de espera la que se ubica primera. La lista de espera es una farsa, no se mueve”, agregó.

María José Monona Gutiérrez, secretaria de Nivel Inicial de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE–CTERA), acotó que “no sólo las familias de los alumnos realizan amparos, incluso los mismos docentes nos reunimos en la UTE para realizarlos, porque tampoco a los docentes se les otorga la vacante para sus hijos”.

Familias, docentes, organizaciones y legisladores opositores aseguran que la razón principal de la falta de vacantes es la falta de inversión del gobierno porteño con la llegada del macrismo. Cuando asumió Mauricio Macri a fines de 2007, lo destinado a Educación era el 27% del presupuesto total de la Ciudad. Este año es el 17%, lo que transforma a la Capital Federal en el distrito que menos invierte en educación en el país.

En ese sentido, el fallo indica que la sentencia deberá ser enviada a la Legislatura porteña para que aumente el presupuesto de la educación pública en la Ciudad. “Una gran conquista contra la política de ajuste y desinversión en la educación que Larreta repite año tras año”, enfatizó Bregman.

La sentencia también intima a que el Ejecutivo porteño informe cuáles son las 54 escuelas nuevas construidas por esta gestión entre 2016 y 2019, un número que suele publicitar reiteradamente Larreta sin dar más precisiones. Al mismo tiempo ordena que se detalle si se trata de obra nueva, de mantenimiento, de ampliación, de mudanza, fecha de inicio y finalización, tipo de nivel del centro educativo, cantidad de vacantes que ofrece, domicilio y distrito escolar al que pertenece. “Larreta también deberá informar cuáles son las famosas 54 escuelas nuevas que no se cansan de mencionar en campañas electorales –completó Bregman–. Junto a familias y docentes siempre denunciamos que era una mentira. La justicia nos dio la razón”.