Una joven de 26 años que estaba desaparecida desde el 4 de abril último fue hallada muerta este miércoles luego de casi 10 días de búsqueda en el partido bonaerense de Moreno. Fue encontrada enterrada a 200 metros de la casa de su ex pareja, quien ya estaba detenido como sospechoso de femicidio.

El hallazgo del cuerpo de Camila Aldana Tarocco se produjo cerca de las 0.30 en un descampado situado en la avenida Monsegur y la calle San Cayetano, a unas 20 cuadras de su casa y a dos de la del principal acusado, Ariel Alberto González.

Hasta allí llegó en el marco de la búsqueda una brigada policial con canes rastreadores, que detectaron tierra removida entre unos pastizales y finalmente encontraron una bolsa negra que contenía el cadáver de Camila.

La fiscal 3 de Moreno-General Rodríguez a cargo de la causa, Luisa Pontecorvo, se presentó en el lugar y ordenó trasladar así como fue hallado el cuerpo a la morgue judicial de General Rodríguez, donde será sometido a la autopsia con el fin de establecer la causa de la muerte y la fecha.

Camila desapareció la mañana del sábado 4 de abril y el lunes 6 su familia radicó una denuncia formal que dio inicio a la investigación.

En el marco de la causa, el 8 de abril último la fiscal dispuso el arresto de la ex pareja de Tarocco, González, quien declaró en esa oportunidad que había estado con ella hasta el sábado a la mañana, ya que luego de pasar la noche juntos la había acompañado hasta una parada de colectivos.

Según el acusado, tras despedirse, Camila se iba a cobrar a un cajero automático los 10.000 mil pesos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que el Gobierno Nacional otorga a los trabajadores del sector informal mientras está vigente la cuarentena por el coronavirus.

Pero sus dichos no convencieron a la fiscal, quien lo dejó detenido como sospechoso de la desaparición de Camila y también porque descubrió que había violado una prisión domiciliaria que le impusieron en el marco de una causa por violencia de género que tramita en la Justicia de General Rodríguez.

Además, el dinero del IFE depositado en la cuenta de la joven no había sido extraído ni se había realizado ningún movimiento, es decir que Tarocco nunca había llegado al banco.

El cuestionamiento al juez

Una prima de Camila reclamó explicaciones y la renuncia del juez que le dio la prisión domiciliaria al único detenido por el hecho.

“El juez dejó en libertad a Ariel (González), el asesino, porque le otorgó la prisión domiciliaria y lo mandó a la casa sin una tobillera y sin custodia. Queremos justicia y que el juez renuncie o de una explicación pública por haberle dado la domiciliaria”, dijo Daiana, prima de Camila.

Daiana señaló que toda la familia de la joven “esta shockeada” por la noticia y pidió justicia “para que esto no siga pasando. Todavía no fuimos a reconocer el cuerpo pero por los tatuajes, los aritos y la descripción que nos dio la policía, ya nos dijeron que es ella”, expresó.

Y agregó: “A Camila la dejaron sola. A los días que le dictaron la domiciliaria vino a buscarla a la casa, violando la perimetral que tenía con ella, y la mató”.

También dijo que González, quien también contaba con antecedentes por robo, tenía fecha para el inicio de un juicio por violencia de género el 13 de marzo pero a raíz de la cuarentena por el coronavirus se había pasado para mediados de abril.

En tanto, sobre los hijos de Camila y el acusado, un nene de 5 años y una nena de 7, la familia dijo que están con la madre de González y afirmó que irá a buscarlos en las próximas horas.

“La madre de Ariel también es una asesina porque es cómplice de lo que hizo su hijo”, aseveró Daiana, quien lamentó no poder darle el último adiós a Camila, ya que no están permitidos los velorios masivos en este momento de cuarentena. “Este hombre no nos dio ni la oportunidad de darle el último adiós”, dijo.

Por su parte, la intendenta Mariel Fernández emitió un comunicado luego de haberse enterado del hallazgo del cuerpo de Camila. “Encontraron a Camila sin vida, y una tristeza enorme nos invade. Luego de los últimos rastrillajes teníamos la esperanza de encontrarla con vida. Una vez más no fue un desconocido, fue su ex pareja y padre de sus hijos. Las mujeres son consideradas, un objeto, una cosa, un bien material y por lo tanto propiedad de alguien. La vida de la mujer no tiene dueño. Las mujeres no somos propiedad de nadie”, expresó la intendenta. “Camila tenía derecho a rehacer su vida. Camila tenía derecho a buscar y construir una relación más sana”, agregó.

“La violencia machista mata. En este momento hay muchas mujeres en situación de violencia cumpliendo el aislamiento social debido a la pandemia. Sepan mujeres, que ustedes  sí pueden salir a buscar ayuda. Ustedes no tienen por qué soportar ni un minuto más de violencia. Pueden venir al Municipio, a la Dirección de Géneros, pueden acercarse a alguna vecina que acompañe situaciones de violencia. No es normal y no está bien. La violencia contra la mujer es un delito”, continúa el comunicado de Fernández. 

“El asesinato de Camila es un femicidio. Camila fue asesinada por el solo hecho de ser Mujer.”

También agrega que acompaña “profundamente el dolor de su mamá y de sus familiares”. Y además, reconoció el trabajo de los bomberos de Moreno, de la policía, de los equipos de investigación y agradeció el acompañamiento del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

“No es el final que queríamos, pero gracias por encontrarla”, cierra la intendenta.