“¿Te acordás cuando comíamos ensalada?”. La frase se escucha como al pasar frente al Indec (en Perú y Diagonal Sur), donde  la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) ATE, la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) organizaron un nuevo feriazo. A unos pasos, los productores vendían más de 700 kilos de verdura y reclamaban por los salarios, por los despedidos y la crisis del sector.

La actividad que consistía en ofrecer a precios populares (todo a 20 pesos), tuvo una gran convocatoria desde el mediodía. Distintas organizaciones sociales y sindicales acompañaron y mostraron su apoyo a la nueva protesta, en reclamo por paritarias justas, recomposición salarial y el cese de la represión contra los trabajadores.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Este martes, se cumplen dos meses de aquel 16 de febrero cuando la Policía de la Ciudad impidió, con gases lacrimógenos y balas de goma, que productores agrícolas realizaran un “verdurazo” frente a la estación de Constitución.

Raúl Llaneza, Delegado General de ATE-INDEC, señaló a Tiempo: “La jornada de hoy se enmarca en un compromiso con los compañeros de la Unión de Trabajadores de la Tierra de hacer actividades cada vez que sale el índice de precios al consumidor de marzo”. Y agregó: “Estamos nuevamente denunciando el aumento desmedido de los alimentos y reclamamos una real recomposición salarial ante la pérdida en el poder del salario”. Por otra parte, adelantó que el próximo 16 de mayo todo el arco gremial de ATE junto a movimientos sociales de la economía popular realizará un nuevo reclamo ante las políticas económicas que lleva adelante el gobierno nacional.

Con respecto a las medidas que el gobierno dará a conocer este miércoles, que según trascendió que tendrá como eje central la ampliación del programa Precios Cuidados, Llaneza advirtió: “No es una solución de fondo, es una medida paliativa para tratar de llegar bien a las elecciones de octubre”. Además, consideró: “El aumento de la pobreza y la desocupación son la consecuencia del cumplimiento a rajatabla de las exigencias que plantea el FMI, por parte del gobierno nacional y de los provinciales”.

Al respecto, Agustín Suárez, integrante de  la UTT, contó que la devaluación, los altos costos de producción y los aumentos en los servicios están “ahogando” a los pequeños productores. Los trabajadores de la tierra producen más del 80 por ciento de las verduras que se consumen en Buenos Aires y zonas aledañas.

“Cuando se inició esta modalidad de feriazos se pensó en una estrategia para que la ciudadanía tenga acceso a las diferentes verduras a precios accesibles. Esto para el vecino representa un precio más bajo y para nosotros, un mejor precio en costos productivos, para poder seguir sobreviviendo con nuestro laburo”, explicó el productor.

El nuevo reclamo se produjo, no casualmente, en la puerta del INDEC, antes de que se diera a conocer el Índice de Precios al Consumidor de marzo, que tuvo una suba superior al 4%, a partir de los aumentos en transporte público, electricidad y telefonía móvil, entre otros.

El presidente Mauricio Macri admitió el lunes, al inaugurar la sede de una empresa privada en el barrio porteño de Parque Patricios, que el indicador mostraría “un pico” inflacionario y reconoció que el combate a la suba de precios es “más difícil” de lo que había esperado, aunque confió en poder controlarlo.

De acuerdo al último informe elaborado por los trabajadores del instituto de estadísticas, una familia tipo necesita para vivir $40.614. Este valor se compone de $12.808 de la canasta alimentaria mínima y $27.806 de otros bienes y consumos mínimos.