En octubre de cada año, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, abre la preinscripción para las familias que quieren conseguir un lugar en la educación pública en nivel inicial, 1° grado de primaria y 1° año de nivel secundario; al mismo tiempo que se habilita la inscripción para las modalidades de Educación Especial y Adultos y Adolescentes, sin fecha límite. El tiempo para anotarse en esta primera etapa se extiende desde el 4 al 17 de octubre de 2021.

La carencia de vacantes en la Ciudad de Buenos Aires es una situación que se acrecienta cada año ante la falta de escuelas nuevas que habilitarían más lugares en la educación pública. Ante esta problemática, los primeros días de inscripción son un claro reflejo de la gran demanda. “Necesito si alguien me puede ayudar/orientar. No me deja avanzar con la preinscripción. Me tira error. Ya intenté varias veces y nada”, es uno de los tantos mensajes que se repite en todos los grupos de organizaciones porteñas que desde hace años reclaman vacantes en las escuelas públicas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hace cuatro años que buscamos una vacante en el nivel inicial para mi hija, la anotamos antes de los dos meses de vida, está a punto de cumplir 5 años y siempre nos la niegan”, cuenta a Tiempo Verónica, que ante la imposibilidad de conseguir un lugar en la escuela pública está pagando un jardín privado. “Desde ayer estoy intentando ingresar al sistema para inscribirla y me tira error cada vez que termino de poner los datos, siempre es lo mismo y si llamás al ministerio de educación jamás te dan una respuesta que solucione algo”, agrega. Las familias nucleadas en diferentes organizaciones conocen la rutina anual a la que deben enfrentarse cada mes de octubre. “El sistema cuelga los primeros días. Pasa todos los años,  por la enorme demanda. Sugerimos esperar al tercer día o de madrugada. También pasa que hay errores en el sistema los primeros días,  es preferible tener paciencia”, aconsejan desde la organización “Vacantes para Todas y Todos en la Educación Pública”. Las personas que comienzan el proceso de preinscripción deben tener en cuenta varias aristas que la propia interface digital del gobierno porteño no especifica ni brinda información al respecto: El sistema pone 3 escuelas por defecto que no se puede eliminar, pero las familias pueden agregar hasta 5 escuelas (según cercanía con vivienda, trabajo, o por diferentes razones personales) y luego ordenarlas por ese orden de prioridades. “Si no les dan vacante y quedan en lista de espera,  quedan en la lista de la primera escuela solamente, no en todas”, agregan desde la organización.

Los errores que siguen sucediendo aun durante la segunda jornada de preinscripción, son varios. El principal es que una vez cargados todos los datos de los aspirantes a recibir una vacante, el sistema les informa que hubo un error; a otras fmilias el mismo sistema les indica que no cargaron la documentación obligatoria cuando en realidad sí lo hicieron, y tienen que volver a comenzar el proceso; y al resto directamente no les permite crear un perfil para iniciar el proceso o ni siquiera los deja entrar a la web.

“Como hace 8 años, el gobierno de la ciudad sigue teniendo dificultades para poder garantizarle a las familias un sistema online que funcione y que no tenga fallas para poder acceder desde diferentes tipos de dispositivos con distintos tipos de conectividades y sobre todo que sea accesible para aquellas familias que carecen de alfabetización digital o poseen muy poco conocimiento sobre el tema”, asegura en diálogo con Tiempo, Micaela López Rodríguez de “La Vacantes es un Derecho”. “Como en años anteriores seguimos recibiendo pedidos de ayuda de asesoramiento de familias que, o bien están intentando tramitar la preinscripción desde un celular y el sistema no está adaptado para que uno pueda hacerla de manera fácil y amigable desde un dispositivo móvil, o bien que a una determinada fase del trámite de la página se cae y hay que volver a iniciarlo”, agrega y concluye: “Mucha gente también tiene temor, por falta de información, y piensa que obtienen una vacante por orden de llegada, cuando no es así y el gobierno porteño no aclara tanto como debería, y esto genera que muchas familias entren en pánico porque creen que sí dejan pasar los días su hijo capaz no entra a la escuela, y la razón por la que recibe vacante no tiene que ver con cuando lo preinscribe, sino por la falta de escuelas”.

Calendario de preinscripción del ciclo lectivo 2022

El período ordinario para familias que soliciten vacantes en nivel inicial, 1° grado de nivel primario y 1° año de nivel secundario; Educación Especial y Adultos y Adolescentes; se extiende desde el 4 al 17 de octubre de 2021. La segunda parte consiste en el control documental, que es la presentación de la documentación que respalda la información suministrada en el sistema, que se realiza del 4 al 29 de octubre de 2021. El 20 de este mes, el gobierno porteño realiza un sorteo entre todos los inscriptos para repartir las pocas vacantes que tiene el sistema educativo público de la Ciudad; por último, el 26 de noviembre de este año, el ejecutivo local realiza la publicación de los listados de asignación de vacantes y quienes quedaron excluidos de la educación pública, a las familias de aspirantes de Inicial, 1º grado de Nivel Primario y 1º año de Nivel Secundario.
Respecto al período complementario, se habilita para las familias que buscan vacantes en el resto del nivel inicial, en primaria (de 1° a 7° grado) y nivel secundario (de 1° a 5° o 6° año); a partir del 6 de diciembre de 2021 al 28 de enero de 2022.

Falta de vacantes

A principios de 2021, Tiempo hizo un relevamiento de los guarismos que contiene la base de datos del sistema online y que el gobierno porteño se niega a informar oficialmente. En febrero publicamos que, para 2021, solicitaron vacantes un total de 117 mil estudiantes de los tres niveles: inicial, primaria y secundaria. De ese total, fueron asignadas apenas 61.200 y, el 47,7% restante, quedó sin lugar asignado. Según la misma base de datos del sistema de inscripción, para el nivel inicial se solicitaron 37.945 vacantes y sólo fueron asignadas 18.384; en el nivel primario demandaron 37.814 vacantes y asignaron 23.065; y por último, en el nivel secundario, reclamaron 41.317 vacantes y sólo destinaron 19.788. La lógica indicaría que el resto de los que solicitaron vacantes en cada uno de los niveles y no la obtuvieron, que son un total de 55.839 chicos, pasarían a integrar la “Lista de Espera”. Pero no, de esa cantidad de estudiantes que quedaron sin vacante, para el ministerio que conduce Soledad Acuña sólo hay 11.771 en lista de espera y la merma, más de 44 mil chicos y chicas, fueron repartidos en diferentes categorías: Lista de Espera con Ofrecimiento; Inscripción Incompleta; Documentación Pendiente; Pendiente de Validación; Deshabilitadas; Validación Completa; Validación Parcial; y Validación Rechazada.