En los últimos días la empresa Edesur, que tiene en sus manos el servicio de energía eléctrica de millones de usuarios de la Ciudad de Buenos Aires y gran parte del conurbano, sorprendió con dos publicaciones en sus redes sociales que levantaron polémica: “Récord de demanda” advertía el texto, “este lunes 28 de junio registramos un nuevo máximo de potencia en nuestra red para un día de invierno. 3.909 MW. Récord de potencia en invierno para Edesur”, terminó el texto. Sin decirlo abiertamente, fue una forma de justificar los cortes que sucedieron durante toda la semana y horas después continuaron en algunos barrios de la Ciudad y parte de la zona sur de la provincia, y de atribuirles esa responsabilidad a las y los usuarios.

Las respuestas de cientos de personas no tardaron en llegar. “Ahh por eso tengo 170 volts en mi domicilio y en el barrio. Tendrían que festejar todo el año, parece que siempre hay Récord de Potencia”, ironizó un cliente en las redes. “Si hace calor se corta, si hace frío se corta. Son de terror. Hagan las obras que corresponden”, replicó otra usuaria. “¿De verdad se jactan de eso?, preguntó otro cliente “¿Y qué hay de los usuarios que tenemos baja tensión y que nos van a destruir todos los electrodomésticos? Son la empresa más ineficiente que existe. Y lamentablemente manejan un servicio de vital importancia”, terminó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero eso no es todo. Días después, Edesur difundió por sus medios oficiales otra polémica publicación: “Nuestras zonas técnicas se encuentran bloqueadas por un grupo de activistas. Esto es un entorpecimiento del servicio público y reiteramos la gravedad de no poder atender las urgencias de la red en una semana que ya presentó demanda récord por el frío”, y agregó, mediante un comunicado montado en el posteo que “distintos activistas y ex empleados de EMA, una contratista de Edesur, realizan bloqueos en las sedes de tres de nuestras zonas técnicas, lo que impide el normal despacho de cuadrillas para la atención de emergencias”.

Rápidamente los trabajadores y trabajadoras que sin motivo alguno fueron despedidos por EMA, la empresa que terceriza EDESUR, salieron a responderle. “Los cortes de luz se deben principalmente a la falta de inversión, la falta de personal de mantenimiento y otras áreas técnicas y administrativas. Con tarifas impagables, reiterados cortes de suministros, baja tensión, accidentes laborales y un servicio pauperizado que a la vez sufrimos como trabajadores y usuarios. Edesur se da el lujo de despedir a trabajadores calificados por la propia compañía”, afirmaron en un comunicado.

El hecho se conoció cuando en algunos barrios porteños hubo cortes y Edesur, aprovechó la ocasión para exculparse del hecho, y señalando a los trabajadores despedidos por la misma empresa que desde hace varias semanas vienen visibilizando la situación. Hecho que molestó y mucho a quienes administran la empresa privada. Los trabajadores despedidos explicaron que durante la jornada de ayer se movilizaron hacia las puertas de los obradores de Edesur reclamando la inmediata reincorporación de los despedidos en medio de la Pandemia. “Pero en lugar de eso, Edesur saca un comunicado reclamando al gobierno y la justicia que judicialice y reprima nuestra lucha por nuestros puestos de trabajo”, denunciaron los trabajadores en el documento.
En el mismo comunicado recordaron que hace unas semanas “ya nos reprimieron en la movilización en el Puente Pueyrredón donde compañeros y delegados fueron gravemente heridos por la policía, fisurando la costilla a uno y abriéndole la cabeza a otro que fue atendido de urgencia en el Hospital Fiorito. También hemos recibido amenazas a delegados e intentos de represión cuando nos movilizamos al Ministerio de trabajo”.

En otros de los párrafos señalan que “Nos dicen ‘activistas’ pero somos trabajadores que no paramos de trabajar durante toda la pandemia, somos esenciales y ahora nos tratan como descartables. Tendríamos que seguir atendiendo los reclamos de los usuarios que en esta época del año sufren los cortes de luz en medio de esta ola polar, que se producen por la falta de inversiones a pesar de los subsidios millonarios que recibe Edesur”, y agregan: “Queremos seguir atendiendo a los electrodependientes, hospitales, reponiendo el servicio en los barrios más carenciados. Dejaron a 60 familias en la calle por exigir que nos reconozcan como trabajadores de la energía”.