La Organización Internacional de Policía Criminal, Interpol, emitió un alerta amarilla por Guadalupe Lucero, la niña de 5 años que desapareció hace nueve días en el barrio 544 Viviendas, ubicado en la zona sur de la ciudad de San Luis.

El jefe de Relaciones Policiales, Lucas Chacón, sostuvo que el organismo “está colaborando desde un primer momento” y agregó que se trata de una investigación “muy compleja” y que el alerta amarillo de alcance internacional notifica a las policías del mundo sobre la búsqueda.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La notificación se lanzó luego de que la madre de Guadalupe, Yamila Cialone, recibiera llamadas telefónicas en las que según aseguró escuchó la voz de su hija y de un mensaje de WhatsApp que le llegó a la familia, días atrás.

La notificación amarilla es una alerta policial mundial sobre una persona desaparecida, que se publica para localizar a víctimas de rapto por uno de los progenitores, retenciones (secuestros) o desapariciones inexplicadas. También puede utilizarse para ayudar a descubrir la identidad de una persona incapaz de identificarse a sí misma.

Mientras tanto, el despliegue policial para dar con el paradero de la niña se trasladó al dique Cruz de Piedra, en Juana Koslay. Unos 400 efectivos de fuerzas de seguridad retomaron la búsqueda de Guadalupe Lucero, la niña de 5 años que desapareció hace nueve días en la ciudad de San Luis, con rastrillajes en el dique Cruz de Piedra, mientras se avanza en la investigación de “indicios importantes para la causa” obtenidos durante un operativo realizado ayer en el barrio 544 Viviendas, donde se la vio por última vez, informó una fuente policial.

El suboficial inspector de la Policía de San Luis, Lucas Chacón, dijo en diálogo con la prensa esta mañana que en el operativo cerrojo realizado en el barrio 544 Viviendas que incluyó el allanamiento a la casa de la tía de Guadalupe surgieron “indicios importantes para la causa” que son analizados por la Policía Científica Argentina.

Además, anunció que los rastrillajes se centrarán en el dique Cruz de Piedra, ubicado en la localidad de Juana Koslay, a 14 kilómetros de la capital provincial, y participarán del operativo 400 efectivos, a pedido de la Justicia puntana.

Se trata de un espejo de agua de 154 hectáreas, 25 metros de altura y una capacidad de reserva de 12,5 metros cúbicos por hora.

El martes 20 sectores de la zona sur de la ciudad fueron rastrillados por efectivos policiales, bomberos y cuerpos nacionales especializados en búsqueda de personas y cerca de las 16 horas se montó un operativo cerrojo en las manzanas que rodean a la casa de la tía de Guadalupe, donde la niña fue vista por última vez en la tarde del lunes 14 de junio cuando jugaba en la vereda con otros niños.

Por la tarde, se realizaron requisas en esa vivienda, situada en la manzana H del barrio 544 Viviendas, en el sur de la ciudad, y en una peluquería colindante, tareas que concluyeron después de medianoche sin que trascendieran los resultados.

Pero esta mañana el inspector Chaco indicó en rueda de prensa que “habría indicios importantes para la causa” como resultados de las tareas del martes.

Solidaridad

Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, víctima de trata de personas, pidió a la ciudadanía acompañar sin cuestionar a la madre y el padre de Guadalupe y adelantó su deseo de viajar a San Luis para acercarse a la familia.

En diálogo con el Diario Atenea, Trimarco pidió a los medios de comunicación que cubren la desaparición de Guadalupe fijarse “bien en lo que hablamos, porque esto no es para hacer rating, para ganar o ver quien tiene más o menos puntos. Ya basta de esas cosas. Estamos hablando de una criatura, de una familia de seres humanos, y no se puede tratar de esa manera. Les pido que se fijen bien cómo van a tratar el caso”.

Trimarco aseguró que hay puntos en común en el caso de la desaparición de su hija en 2002 y de la niña puntana de 5 años y coincidió con los abogados de la madre y del padre de Guadalupe en que “las fronteras provinciales se cerraron tarde” al analizar la posibilidad de que sea un nuevo ataque de una red de trata.

“La madre no tardó nada en reportar la desaparición de la criatura y las fronteras se cerraron tarde ante la posibilidad de un nuevo ataque de las redes de trata que operan en el país”, dijo Trimarco. En ese sentido, sostuvo que “hoy con las herramientas tecnológicas que existen y la logística que se ha bajado en San Luis, es más fácil la búsqueda que hace 20 años cuando de esto ni siquiera se hablaba, no había leyes, ni recursos”, al referirse al secuestro de su hija el 3 de abril de 2002 en la capital de Tucumán.

Trimarco alertó también sobre la posición geográfica de San Luis, que podría favorecer a redes de trata por la “salida rápida hacia Chile” y recordó que la zona es una triangulación “importante con Mendoza, La Rioja, San Juan y Catamarca”.