“El método Kaizen es para todos. Es una metodología “win-win-win”, para los empresarios pero sobre todo para los trabajadores y los clientes, que son los verdaderos protagonistas de las empresas”, afirmó el embajador de Japón en la Argentina, Noriteru Fukushima, durante el seminario Kaizen Tango que se llevó a cabo la semana pasada, con la presencia de autoridades nacionales y japonesas.

El seminario “Reflexiones sobre cómo ser más productivo en la Argentina” se realizó en el auditorio del Polo Científico Tecnológico con la participación del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el Ministerio de Producción y Trabajo, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Agencia Internacional de Cooperación de Japón (JICA). Asistieron representantes de empresas, cámaras, universidades y de la cooperación internacional japonesa.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Durante el encuentro se presentaron casos y experiencias de las empresas que participaron en el 1º año del Proyecto (2018), y se mostraron los resultados obtenidos de la Central de Monitoreo PyME, un espacio en el que se realizan los análisis del impacto de las mejoras en la cadena de valor de las empresas, que es coordinado por el INTI con la participación de diferentes universidades nacionales (UBA, UTN, UNGSM, UNLZ, UNP, entre otras).

El proyecto de cooperación técnica Kaizen Tango está basado en la filosofía japonesa de “mejora continua”. Durante un período de cinco años, una inversión superior a los 6.000.000 de dólares beneficiará a un centenar de pequeñas y medianas empresas locales, y a cerca de un millar de colaboradores de las mismas.

Entre sus objetivos se destaca la búsqueda de una mejora en la productividad y la competitividad del sector industrial en la Argentina, transformando al país en una referencia regional a través de la cooperación conjunta argentino-japonesa. Las actividades en todo el país son ejecutadas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), mientras que la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA) coordina y financia las asistencias técnicas previstas.

“A través de la colaboración de JICA y de nuestro equipo de INTI buscamos fortalecer redes industriales más integradas y competitivas. Nuestro objetivo es desarrollar cadenas de valor a través de la mejora productiva”, expresó Javier Ibáñez, presidente del INTI.

El balance del primer año destacó la asistencia a 20 empresas en planta, de 5 regiones del país (Buenos Aires, Córdoba, Neuquén, San Juan y Santa Fe) y de siete sectores productivos (textil, agroalimentos, metalmecánica, automotriz, cuero y calzado, línea blanca y equipamiento médico). Trabajaron treinta asesores del INTI y once japoneses, estos últimos especializados no solo en Kaizen, sino también en certificación, finanzas y cadena de valor. A la vez, se llevaron adelante numerosas acciones de capacitaciones y sensibilización, tanto en el país como en la región.

Para 2019 se seleccionaron empresas de Tandil, Mar del Plata, Mendoza y CABA. El plan de capacitación tiene previsto no sólo la recepción en nuestro país de expertos japoneses, sino que también dispondrá de más de 50 becas para que especialistas argentinos que formen parte de las empresas participantes del proyecto puedan formarse y realizar prácticas en Japón.

Uno de los hechos sobresalientes del encuentro fue la firma de la “Red Argentina de Mejora Continua”, un marco interinstitucional para la implementación de Kaizen en los diversos sectores de la sociedad, impulsada por el INTI, el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Unión Industrial Argentina (UIA), la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), la Sociedad Argentina de Mejora Continua (SAMECO), la Universidad de Buenos Aires (UBA), y la Universidad Nacional General Sarmiento (UNGS).