Yanina Faríaz llegó al juicio oral después de un año y medio detenida en la cárcel de Magdalena acusada de homicidio agravado por el vínculo en comisión por omisión debido a que la justicia determinó que la mujer no había “velado por la integridad” de la niña para evitar que el otro imputado, Alfredo Leguizamón, la asesinara a golpes.

“Hoy el fiscal Guillermo Altube planteó que iba a ampliar la imputación a Leguizamón a homicidio con alevosía y a bajar la imputación a Yanina a abandono de persona, lo que si bien es muy injusto y demuestra la falta de perspectiva de género del fiscal, da cuenta que en el juicio estamos demostrando la inocencia de Yani”, expresó a Télam Laura Maiojas, de la Comisión de Libertad para Yanina y Justicia por Xiomara.

En la puerta del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Mercedes, Alejandro Bois, abogado de Farías, describió que “la jornada fue positiva porque todas y todos los vecinos coincidieron en que Leguizamón ejercía violencia sobre los chicos, y descartaron participación, en ese sentido, de Yanina”.

El 6 de agosto de 2017, la mujer estaba cambiando el pañal de su beba en la casa de Moreno donde vivía cuando Leguizamón intentó tener sexo con ella a la fuerza. Yanina se resistió y el hombre, que estaba acostumbrado a los abusos, empezó a golpearla. Uno de los hijos de Yanina, de apenas cuatro años, intentó defender a su madre, pero también recibió una paliza. Luego fue el turno de la bebé, que terminó en la Unidad de Pronta Atención de Cuartel V. Allí la trasladaron de urgencia al Hospital Garrahan, donde finalmente murió.

Según el fiscal Gabriel Lorenzo, a cargo de la instrucción, Yanina “debió velar por la integridad de su hija, y representándose que, con su inacción y por la violencia inusitada puesta de manifiesto a través de las lesiones que se ocasionaren, provocara el desenlace irremediable de la muerte de su propia hija”. La jueza Adriana Julián ordenó su arresto por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”. El 2 de marzo el juzgado pidió la elevación a juicio de la causa. La defensa exigió su sobreseimiento, pero la sala 3 de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Mercedes confirmó el comienzo del juicio.