Brisa Abril Formoso Sobrado tenía 19 años y un bebé de 9 meses. Era intensamente buscada desde el sábado, cuando la noche anterior había ido a una fiesta con amigas y familiares, pero nunca volvió. Este domingo, su cuerpo fue encontrado en un descampado de la localidad de Ranelagh, en Berazategui. Los primeros resultados de la autopsia determinaron que fue abusada sexualmente y estrangulada su propio pantalón jeans.

Por el femicidio, fue detenido un hombre de 23 años, a quien la víctima había conocido recientemente y con quien lo vieron irse juntos de una fiesta en la Sociedad de Fomento del barrio San Marcos, donde había ido con su prima y una amiga. Los voceros detallaron a Télam que la víctima murió por la compresión en la zona del cuello producida con esa prenda de vestir cerca de las 8 de la mañana del sábado, alrededor de dos horas después de haber sido vista por última vez.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El cuerpo de Brisa fue encontrado el domingo por la tarde en un descampado situado en las calles 45 y 147, y poco después quedó detenido como principal sospechoso Hugo Iván Morales, un joven que reside en la localidad de Plátanos y que había concurrido a la misma fiesta con un amigo.

El fiscal de la causa, Daniel Ichazo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Berazategui, indagó a Morales este lunes, luego de que el imputado mantuviera una entrevista formal con su defensor oficial por el delito de “homicidio agravado por violencia de género”, que prevé una pena de prisión perpetua. El sospechoso se negó a declarar.

El joven fue la última persona con quien vieron a Brisa, cuando al finalizar la fiesta a la que asistieron, se dirigieron en compañía de un grupo de amigos a una plaza cercana, desde donde alrededor de las 6 de la mañana se retiraron juntos.

Según declaró la prima de la víctima, ella le hizo señas a Brisa para que regresara, ya que no conocía a Morales, pero la joven le respondió con un ademán de que estaba todo bien y se fue con el joven.

La misma familiar y una amiga aseguraron esta mañana a distintos medios de prensa -y así lo habían manifestado a la Justicia- que la joven había bebido alcohol y consumido pastillas que le habían colocado en el vaso.

La noche del sábado, al no tener noticias de su hija, la madre de Brisa realizó una denuncia por averiguación de paradero y la policía de Berazategui comenzó la búsqueda, que finalizó ayer por la tarde con el hallazgo del cuerpo.

Durante la investigación se logró identificar a Morales, por lo que fue trasladado a la comisaría para que declare sobre la última vez que la vio. En ese momento -según expresó una fuente con acceso a la causa-, el fiscal y la policía se anotician del hallazgo del cuerpo, que coincidía con la descripción de la víctima y las prendas que vestía al momento de desaparecer, por lo que Ichazo ordenó la aprehensión de Morales y realizó un allanamiento de urgencia a su vivienda.

Las fuentes indicaron que el sospechoso presentaba rasguños en los brazos, compatibles con signos de defensa de la víctima, mientras que en su casa se secuestraron prendas de vestir que serán analizadas para saber si fueron las utilizadas en el crimen.

“Se secuestró ropa que ya la había lavado, aunque se pudo establecer que tenía manchas hemáticas”, afirmó una fuente con acceso a la causa. La principal hipótesis es que el agresor asesinó a la joven en el lugar donde fue encontrada y luego fue a su casa a lavar las prendas, para así ocultar las pruebas.

Los voceros añadieron que Morales tuvo un ingreso en una comisaría por un delito contra la propiedad y que ahora se espera que se realice su fichaje para establecer si posee otros antecedentes.

Morales y Brisa no eran pareja, sino que recién se estaban conociendo cuando se retiraron juntos de la fiesta luego de que el exnovio de la joven y padre de su bebé la increpara por no haberse quedado al cuidado del niño.

La mamá de Brisa dijo a los efectivos antes del hallazgo del cuerpo que su hija no tenía teléfono celular y que era la primera vez que se ausentaba de su casa sin aviso.

Esta mañana, Débora, amiga de Brisa, aseguró a la prensa que ella nunca se iba de su casa porque era “muy responsable” en el cuidado de su bebé: “No se va a ir así, es re puntual con el bebé, jamás lo va a dejar a su bebito”.

Además, la joven denunció que la policía tardó en actuar y que el cuerpo fue encontrado por unos chicos que “cazaban pajaritos”, al tiempo que aseguró que el sospechoso detenido no es de la zona sino que fue a la fiesta para “buscar a alguien”.

La misma amiga señaló que la joven había consumido “alcohol y rivotril” en la fiesta, aunque el resultado de los exámenes de toxicología al cuerpo de la víctima estarán la semana próxima, según detalló un vocero judicial.

Esta mañana, mientras la policía realizaba las pericias correspondientes en el lugar del hallazgo, varios vecinos se acercaron para reclamar justicia por el femicidio, mientras que algunas amigas de la víctima publicaron en sus redes sociales mensajes para pedir justicia por Brisa.