La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, aseguró que se utilizarán espacios en centros culturales, clubes y bibliotecas de barrio para garantizar “que todos los chicos puedan ir todos los días al menos una jornada simple” de manera presencial a clases.

Acuña informó que desde este lunes “los directivos están trabajando con las propuestas concretas para hacerle a cada familia” porque “no es lo mismo media jornada que jornada simple”. En este sentido, explicó que entre miércoles y jueves de la semana próxima las familias tendrán “la información específica sobre qué le toca a cada uno de sus hijos”.

“Este modelo nos permite que todos los chicos puedan ir todos los días al menos una jornada simple”, señaló la ministra porteña en declaraciones formuladas a Radio 10, en las que detalló que ya que los establecimientos donde “el espacio no es suficiente” van continuar trabajando como lo hacen “desde hace cinco años, con jornada extendida en terrenos comunitarios”.

Al respecto, abundó: “Esto quiere decir en centros culturales, bibliotecas, clubes de barrio, que ya tienen los criterios de seguridad con lo cual algunas escuelas van a poder usar esos espacios para que algunos grupos puedan garantizar la jornada simple en esos espacios”.

En el primer día de apertura administrativa de las escuelas de la Ciudad, docentes comenzaron a denunciar las malas condiciones edilicias y de sanidad de los establecimientos, con falta de jabón, barbijos y termómetros, para garantizar la prevención de los contagios.

En ese contexto, el sindicato Ademys ya adelantó que analizan realizan medidas de fuerza porque esta vuelta a clases presencial “pone en riesgo a los docentes y a los chicos”.

Este lunes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mantuvo un encuentro con el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, donde se confirmó la vuelta a clases para el 17 de febrero.

Tras el encuentro en el que se avanzó sobre los protocolos sanitarios, la ministra aseguró que ese día será “el cierre de esta primera etapa de diálogo con todos los actores”.

Acuña relató que durante meses mantuvieron conversaciones con “con más de 7000 docentes y directivos, con más de 2000 familias, con las cooperadoras escolares, con los 17 sindicatos de la ciudad; para poder conformar y pensar una escuela nueva, que requiere protocolos y formas de reorganizarse diferentes”.

“Hemos llegado a un documento de trabajo que garantiza, por un lado, el derecho a la educación que podemos garantizar desde la presencialidad, pero también cuidando la salud tanto de los chicos como de los docentes”, aseveró.

Consultada sobre cómo será el protocolo escolar, la ministra contó que tiene “dos grandes criterios de garantía respecto al cuidado que tiene que ver con el distanciamiento y con la ventilación que debe haber en los espacios donde se trabaje”.

“Estos dos elementos- distanciamiento y ventilación- es lo que determina cuántos chicos puede haber en cada escuela”, remarcó Acuña y explicó que el protocolo contempla que se puedan usar todos los espacios del edificio escolar, no solamente las aulas.

También podés leer: Primer día con escuelas abiertas en la Ciudad: docentes denuncian que se incumplen los protocolos

Por último, se refirió al tema de transporte y manifestó que según el relevamiento que tienen “en primaria el 70 % de las familias se traslada por medios propio solo el 30% utiliza el transporte público”, mientras que, en la secundaria “el 40% lo usa”. En ambos casos, cuando de transporte público se trata, la opción mayoritaria (90%) es el colectivo.

En este punto, indicó que se está trabajando junto a Nación “en la ampliación de los servicios de todos los interurbanos para quienes vienen desde la provincia de Buenos Aires a las escuelas públicas” del distrito porteño.