El día que Tehuel de la Torre cumplió 22 años no estuvo junto a su familia para celebrarlo. Llevaba en aquel momento 15 días desaparecido y ya se cumplen 45 sin tener noticias de él.

“La familia y yo, de ánimo no estamos nada bien. De noche es terrible ir a acostarse pensando en dónde está Tehuel”, dice a Tiempo Argentino Verónica Alarcón, su hermana. “Nos hace bastante mal todo esto. Con el tema de la investigación, por el momento no hay muchas novedades, sigue todo igual, se sigue buscando, se sigue con la información de los legajos, faltan dos cuerpos del legajo y vamos a ver qué sale de ahí”, afirma.

De la familia, Verónica es la última que lo vio cuando Tehuel iba hacia la casa de Luis Ramos por una convocatoria para trabajar como mozo en un evento. “Unos días antes había venido a cuidarme porque yo estaba con bronquitis. Esa tarde que lo crucé me comentó que iba a la casa de su amigo para trabajar. ‘Bueno, cuidate’, le dije, y de ahí no lo vi más”, recuerda Verónica.

Fue Luciana, la novia de Tehuel, quien denunció la desaparición. “Luis Ramos lo había contactado unos días antes para ofrecerle trabajar en un evento como mozo. Fue un sábado y al final el evento no se hizo. Y el jueves lo convocaron y Tehuel fue, ellos se conocían de una cooperativa donde trabajaban juntos, pero no eran amigos”, cuenta Luciana.

La pareja llevaba dos años junta y se habían conocido a través de Facebook. “Todos los días esperamos novedades, esperamos saber qué pasó. Son muchas las cosas que uno piensa y que pasan por la cabeza en este momento. Hoy no podría decirte qué creo que pasó, porque ya pasamos por tantas ideas que no sé”, agrega la joven.

En eso coincide con la hermana de Tehuel. “No sé qué pensar. Es como que todavía yo no caigo, no sé qué es lo que pasa que no se encuentra a Tehuel, qué fue lo que sucedió. Tengo muchas preguntas y no puedo entender que una persona desaparezca como si nada. Es terrible esta situación. La verdad es que no sé qué pensar, no sé qué le pasó, qué sucedió, qué le hicieron, si está acá, si no está. Tengo preguntas, nada más, no respuestas”, afirma angustiada.

“Están buscando un cuerpo, no una persona”, había dicho el papá de Tehuel hace unas semanas. Sin embargo, Verónica destaca que tanto la policía como el gobierno actuaron rápido en la búsqueda y los siguen acompañando. “Esperamos que no dejen de buscarlo”, agrega.

“Nuestra vida cambió completamente”, dice Veronica. “En mi caso, me falta mucho como hermano. Estuve todo este tiempo como en una burbuja de no saber lo que hacía, pero lo hacía. Quiero llegar hasta el fondo con este tema, que si hay algún culpable, que pague, y encontrar a mi hermano. Dejé toda mi vida para encontrarlo. Hasta dejé a mis hijos para que los cuiden, no trabajé. Es un golpe muy fuerte, pero tengo la fuerza para seguir por mi familia, como por mi hermano y por mí”, dice. “No crecimos juntos, pero desde que nos conocemos, nos llevamos bien. Es un chico sonriente, que le gusta compartir, jugar, se divierte. Muy trabajador, estaba buscando trabajo y si tenía que cortar el pasto lo hacía, hacía lo posible para que a la familia no le falta nada. Es increíble como persona”.

El caso

La denuncia de desaparición de Tehuel fue realizada por su pareja ante la policía y la fiscal Karina Guyot, quienes desplegaron diversos operativos, entre ellos en la casa del detenido Luis Alberto Ramos, donde encontraron un teléfono incendiado y algunas prendas de vestir.

Ramos reconoció haberse encontrado con Tehuel el 11 de marzo a las 16:30. La fiscal Guyot pidió su detención por el delito de “encubrimiento y falso testimonio”.

También fue apresado Oscar Alfredo Montes, un chatarrero con antecedentes penales por abuso sexual, a quien la fiscal Guyot le imputó el mismo delito que a Ramos.

Ni Luciana ni Verónica conocían a Ramos. “El domingo me mandó una foto de este tal Ramos. Como vivo cerca, comencé a averiguar quién era. Ahí consigo la dirección y le paso los datos a la policía. Él dijo que había estado con Tehuel más o menos a las 16 horas, que habían ido al banco; pero es mentira porque Tehuel a las 19 horas salió de la casa de mi mamá”.

Autoconvocadxs por Tehuel

La primera marcha pidiendo la aparición de Tehuel se convocó en el Obelisco. De esa manifestación surgió Autoconvocadxs por Tehuel, una organización colectiva que este lunes convoca a una nueva acción, pero que multiplica el pedido el reclamo.

“La sociedad se interesó mucho por este caso y tocó fibras sensibles de muchas personas que también se organizaron para reclamar la aparición con vida de Tehuel, que es un chico trans, pobre y de un barrio popular”, expresa Mily Victoria, de la Agrupación 1969, participante de Autoconvocadxs por Tehuel. “Además de las personas que realmente se convocaron y se interesaron por visibilizar la cuestión, también está el reclamo de la ayuda estatal o de las autoridades que realmente tienen que darse a la tarea de encontrar a Tehuel. Esa solidaridad se muestra como una solidaridad por parte del Estado con el caso pero no hay resultados con el caso mismo”, afirma. “Las personas se ven identificades, además de que es muy grave que una persona desaparezca en democracia”.

Algunos periodistas se mostraron incómodos con llamar a Tehuel como joven trans. No faltaron quienes imponían una palabra en femenino cuando desde la familia se hablaba en masculino. “Haría una división entre los medios más tradicionales, hegemónicos, burgueses, y los medios independientes que realmente se interesan por la causa de una manera genuina y quieren visibilizar la situación”, analiza Mily. “Hay medios que son tradicionales y tienen fuerza a nivel de masividad y, como pasa con los femicidios, surge una espectacularización del caso junto con la omisión al cambio de la identidad de Tehuel. Es un chico trans y lo trataban de forma que no correspondía deliberadamente y en forma consciente. Esos medios defienden intereses tradicionales y esos intereses alimentan todo lo que tiene que ver con la violencia hacia las diversidades y de género”.  «

Compartilo como si fuese CIS

La consigna se multiplicó en las redes sociales al mes de la desaparición de Tehuel. “Señala la violencia y la marginación que sufren las identidades travestis y trans en la Argentina de hoy, yendo en línea de que las personas trans tienen una expectativa de vida de 35 años, de que Tehuel nos falta, de que nos han faltado muchas otras cuestiones que hacen que la comunidad trans sean las personas más marginadas. Pero es importante señalar que hay muchas personas desaparecidas en democracia y tampoco el Estado las ha buscado como Facundo Castro o Santiago Maldonado. Estamos segures que una delas razones es la pobreza y no es un dato menor que no tenía trabajo y fue desaparecido en un contexto de búsqueda laboral”, afirma Mily Victoria.

La Provincia ofrece recompensa

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires oficializó la recompensa de entre 1.500.000 y 2.000.000 de pesos que ofrece para quien pueda aportar información sobre el paradero del joven. A través de la Resolución 430 del Ministerio de Seguridad bonaerense publicada en el Boletín Oficial de viernes, la provincia ofrece esa suma de dinero “a quienes aporten información fehaciente que contribuya a determinar el paradero de Tehuel De la Torre”.

La disposición aclara que aquellos que puedan brindar algún dato podrán optar por declarar “con reserva de identidad”, en la fiscalía que investiga el caso, ante cualquiera de los fiscales generales de los distintos departamentos judiciales de la provincia o ante la Dirección Provincial de Registro de Personas Desaparecidas.

La medida había sido anticipada luego de la reunión que el ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, y la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia, Estela Díaz había mantenido con los familiares de Tehuel de la Torre.