Ya es conocido que en la Ciudad de Buenos Aires, el discurso político del PRO de cara al 2023, encabeza a la educación pública como una de sus “prioridades”. Situación que solamente pueden llevar acabo con el silencio de la mayoría de los medios aliados que ocultan diferentes hechos que ocurren a diario, puertas adentro de las escuelas porteñas.

A horas de que la titular de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, presentara su libro en La Rural titulado: «El día que ir la escuela fue noticia», donde destaca, entre otros aspectos ocurridos en plena pandemia, su gestión al frente del ministerio; se desmoronó una pared en la Escuela N° 8 D.E. 10. Del barrio de Belgrano. Hecho que solo tuvo repercusión en las redes sociales

Esta nueva muestra del ajuste en infraestructura y mantenimiento escolar, sucedió en la jornada del día lunes, pero se conoció en las últimas horas. “Esta escuela ha sufrido robos, como muchas otras escuelas de la Ciudad y el abandono de la gestión de Juntos por el Cambio de su infraestructura: aulas, salones de usos múltiples espacios comunes y patios”, señalan en un comunicado las miles de familias que integran el colectivo de “Vacantes para Todos y todas en las Escuelas Públicas”. En el mismo sentido recuerdan que “el Gobierno de la Ciudad ha destinado presupuestos millonarios para publicidad oficial en los últimos años. Hace unas semanas empapelaron la Ciudad con costosas lonas en las que se lee su slogan «la transformación no para». Viendo estas imágenes podemos advertir que es cierto”, y por último, exigen una vez más a las autoridades porteñas “inversión para arreglar esta escuela y todas las que lo necesitan, que construyan las escuelas para las más de 50 mil infancias sin vacante, exigimos recursos materiales y humanos para la inclusión de personas con discapacidad y/o necesidades educativas especiales. Que devuelvan las computadoras que les quitaron a estudiantes de todos los niveles”, entre otros puntos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el mismo sentido exigen al gobierno porteño, en especial a la titular de la cartera educativa “que dejen de promover reformas inconsultas y se pongan a trabajar para arreglar esta escuela y tantas otras”, al mismo tiempo que recuerdan la cantidad de estudiantes que no tienen vacantes en la Ciudad, con los números obtenidos en el informe realizado por este medio en febrero de este año: “construyan las escuelas para los más de 56 mil Chicxs que no tienen vacantes” y rematan: “Que mejore la alimentación en los comedores escolares. Repudiamos reformas inconsultas, arbitrarias e inconstitucionales; y basta de gastar nuestro presupuesto en publicidad inútil”.

Por su parte, ADEMYS, otro de los gremios docentes mayoritarios de la Ciudad, afirma que “mientras el gobierno de Larreta avanza con la reforma del Estatuto docente a pesar de la enorme resistencia, la cero inversión en el mantenimiento de los edificios escolares se expresa de manera concreta”. En el mismo comunicado recuerdan los hechos vandálicos y robos que sufrió la escuela en cuestión: “La comunidad ha padecido un robo el año pasado para el que no tuvo ninguna respuesta por parte del gobierno. Una de las pérdidas importantes fue el proyector de la sala de informática, que nunca fue repuesto por quienes dicen poner en prioridad la educación, la presencialidad y los recursos tecnológicos”.

El conjunto de trabajadores y trabajadoras de la educación de éste gremio afirman que “esto no pasa solo en la 8 del 10 sino en la mayoría de las escuelas de CABA. Porque no hay un interés en un mantenimiento edilicio de calidad y con responsabilidad. Esta es solo una muestra de que el interés de Larreta y Acuña en la escuela pública no es más que abandonarla, desfinanciarla, y, a lo sumo, aprovechar algún jugoso negocio inmobiliario del que puedan sacar tajada: como lo es el traslado de la Indira Gandhi al barrio 31 -traslado que está siendo resistido por la comunidad de esa escuela”.

Tiempo se puso en contacto con la cartera educativa que dirige Soledad Acuña, para conocer su versión de los hechos ante este desmoronamiento. Afirman que “el Ministerio de Educación porteño actuó de manera inmediata enviando al equipo de mantenimiento, que  retiró los escombros y el resto de la mampostería”, en el mismo sentido destacan que “en el último tiempo, la Dirección General de Mantenimiento Escolar realizó 8 visitas a la escuela para realizar diferentes trabajos,  entre ellos la impermeabilización integral del edificio, la instalación de un nuevo portón de ingreso al jardín con portero eléctrico y  reparaciones por vandalismo, entre otras cosas”.

Ajuste y subejecución en infraestructura escolar

El 24 de enero de este año, Tiempo realizó un informe donde dejó en evidencia el recorte presupuestario que viene realizando el ejecutivo porteño en este sector, bajo el título: “Larreta subejecutó más de $1600 millones para “infraestructura escolar” sólo en la mitad de su segundo mandato”. En 2019 el gobierno de la Ciudad destinó 1.847 millones de pesos a este sector, de los cuales ejecutó casi 1.794 millones de pesos. El resto, alrededor de 53 millones, fue sub ejecutado en diferentes áreas que no fueron detalladas. En 2020 la Dirección General Infraestructura Escolar recibió 1.853 millones de pesos, de los cuales invirtió en diferentes obras apenas 955 millones y casi 900 millones (alrededor del 50% del presupuesto total) fue sub ejecutado. En 2021 la gestión porteña hizo un fuerte recorte presupuestario en la Dirección General de Infraestructura Escolar, pasó de 1853 millones de pesos de 2020 a $1.140 millones. Una quita de más de 713 millones de pesos que, sumados a la inflación, provocó una fuerte reducción anual. Hasta el segundo trimestre del año pasado sólo ejecutaron 485 millones de pesos y el resto fue girado a otros sectores. Al sumar todas las sub ejecuciones realizadas en los últimos años (sólo en infraestructura escolar), el gobierno porteño sub ejecutó más de 1.600 millones de pesos.