El viento y el agua que se manifestaron en la Ciudad de Buenos Aires no calificaban como tormenta, apenas como una leve ráfaga de viento y un chubasco repentino que permaneció algunas horas en el distrito porteño. Eso alcanzó para derribar los ejemplares de plástico y chapa con forma de árboles, que el ejecutivo porteño plantó en la Plaza Echeverría hace apenas una semana y que tomó notoriedad luego de una nota publicada en este medio. “Me pregunto cuánto habrán gastado en esta porquería que no aguantó un vientito del este”, alude a Tiempo Marisa, vecina del barrio de Villa Urquiza luego de conocer el hecho que causó gracia y bronca al mismo tiempo. «Ya me imagino hasta lo que van a decir para justificar esto, que alguien vino y los quiso sacar. No señores, se cayeron solitos y menos mal que no había ningún pibe jugando», agrega.

Tras la polémica desatada por este tema, diputadas y diputados porteños del Frente de Todos (FdT), impulsaron en la Legislatura porteña un documento para increparle al Gobierno local la utilización de “vegetación artificial” en los espacios verdes públicos de la Ciudad.  El pedido fue impulsado por la legisladora Laura Velasco y acompañado por sus compañeros de bancada. “Es en este contexto que hacer hincapié en la importancia de árboles reales se vuelve aún más importante. Los árboles en dicho sentido, absorben el dióxido de carbono, principal causante del calentamiento global, a la vez que liberan oxígeno”, señala el documento y agrega: “la prioridad de la política pública debe estar puesta en la conservación y cuidado de los ejemplares arbóreos de la ciudad y no en su reemplazo por «ejemplares» de metal”, termina el PdI. Dos de las preguntas integradas al documento son: «Indique con qué finalidad se han colocado árboles de metal en el patio de juegos y alrededores; y el detalle el presupuesto destinado para la realización y colocación de los árboles de metal.»

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde la agrupación “Basta de Mutilar Nuestros Árboles”, que viene luchando desde hace años contra la poda indiscriminada de árboles en la Ciudad, habían repudiado este nuevo avance de la gestión porteña sobre los espacios verdes públicos: “Esto es una aberración, es una insania”, publicó la organización en sus redes sociales. “¿Ciudad Verde?”, profiere en forma de pregunta “Vil mentira. Lxs niñxs ya no tienen dónde tocar un tronco, dónde jugar con hojas y palitos. Sólo plástico y metal verdes. Y talan todos los árboles cercanos a los juegos”, remata.

Esos ejemplares artificiales plantados por el gobierno de la Ciudad, se enmarcan en la puesta en valor de algunas plazas porteñas que incluye, entre otras cosas, el maltrato al arbolado verde de los espacios públicos. “La experiencia en otras comunas de la ciudad demostró que las llamadas puestas en valor se realizan sin el asesoramiento y monitoreo de profesional idóneo, por lo que terminan siendo una sentencia de muerte para los árboles. Durante los trabajos de remodelación no se cuidan las voluminosas raíces de los árboles”, detalla un documento realizado por la agrupación.