Un verdurazo, una sentada silenciosa y una marcha con radios abiertas  forman parte de las iniciativas planificadas a nivel local para este 22 de marzo por el Día Mundial del Agua. El reclamo es global, pero en la Argentina tiene un eje central: apoyar la lucha contra la megaminería en Chubut, que afecta al río que abastece de agua al 50% de la población de esa provincia.

“En los territorios se instala una minera o mega granja que implica el consumo de un millón y medio de litros de agua por día y eso compite directamente con el uso que hacen las comunidades.  En Chubut implica un consumo desmesurado de agua que es escasa de la cuenca del río Chubut. A partir de los fuegos de las últimas dos semanas, la narrativa (del reclamo) se fue reconfigurando a partir de qué relación tiene como sostén de vida el perfil productivo que Argentina está proponiendo”, planteó Flavia Broffoni, cofundadora del movimiento ecologista, social y apartidario Rebelión o Extinción (XR Argentina) y miembro de la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones (BFS).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esos espacios, junto a alrededor de un centenar de organizaciones y asambleas (que incluyen a Jóvenes por el Clima, La Garganta, Alianza por el Clima, entre otros), convocan a actividades presenciales –protocolos de cuidado mediante- en el marco del Día Mundial del Agua. A las 16.30 habrá verdurazo de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) y a las 17 una sentada silenciosa en el Congreso, para luego marchar hacia Plaza de Mayo. La jornada la concluirán artistas invitados con música en vivo: Perota Chingó, Magdalena Fleitas, Kiki Petrone y DJ Tauro.

“La génesis de la marcha de hoy lleva más de un año, con un montón de organizaciones que estábamos armando la Marcha Plurinacional por el Agua y se suspendió. Ahora le decimos no a nuevos proyectos extractivistas, que tienen como eje común el uso desmesurado de agua”, remarcó Broffoni en diálogo con Tiempo. Entre otras cosas, se exige una “consulta popular para determinar prioridades en el uso del agua” y se cuestiona el intento del gobierno chubutense de tratar en la Legislatura el proyecto 128 de zonificación minera.

“Desde XR Argentina, exigimos a los gobiernos que digan la verdad sobre la crisis climática y ecológica, que actúen ya para frenar la degradación ambiental y que abran la democracia para que todos los territorios puedan decidir sobre los proyectos extractivistas”, plantean las organizaciones socioambientales.

XR es un movimiento internacional que busca, mediante acciones de desobediencia civil no violentas, “un cambio radical para minimizar el riesgo de colapso ecológico y extinción humana”. Surgió en octubre de 2018 en Inglaterra y se expandió por unos 60 países, con la meta de “movilizar al 3.5% de la población”. Por su parte, desde BFS alertan que “en Argentina, 6.000.000 de personas carecen de acceso al agua potable” y piden “agua de red para todes” además de “basta de quemas”.