“Si hubiéramos cerrado las escuelas, como quería el gobierno nacional, los resultados serían aún peores”. Con esa frase el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, buscó atenuar la presentación de los resultados de las pruebas educativas que realizó el Ministerio de Educación de la Ciudad a alumnas y alumnos de primaria y secundaria de CABA. A pesar de que las propias autoridades admiten que los malos resultados vienen desde hace años, y no arrancaron en pandemia. Y también buscó diferenciarse del resto de las provincias “donde en general lo que hacen es ocultar los resultados y evitar las evaluaciones”.

El censo de evaluación educativa para alumnos de primaria (Fepba) y secundaria (Tesba) de escuelas públicas y privadas de la ciudad fue presentado hoy. Allí por ejemplo, destacan que el 30,9% de las y los evaluados se encuentra en el nivel básico: pueden resolver ejercicios sencillos, pero tienen dificultad para hacer operaciones matemáticas que requieran más de un paso. En prácticas del lenguaje eso sube al 34%. Y comparado con 2019, creció un 64% el porcentaje de estudiantes de secundaria que no pudo responder el examen de lengua y literatura para interpretar y reflexionar a partir de textos literarios y no literarios.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde el Ministerio de Educación porteño afirmaron que el primer ciclo de primaria fue el más afectado en esta área, y lo adjudicaron al cierre de las escuelas.

Sin incluir el tema sanitario y epidemiológico en su discurso (ni mencionar que en el resto de los países también se cerraron las escuelas en los momentos de subida de casos) la cartera que conduce Soledad Acuña apuntó a la educación no presencial como la causante de los resultados que generó “un retroceso de cuatro años en el proceso que estábamos teniendo antes de la cuarentena”. A pesar de que en el mismo informe se especifica, por ejemplo, que la proporción de chicos que exhibió aprendizajes de matemática en niveles avanzados o intermedios se mantuvo estable en comparación a los años anteriores. Lo mismo para matemática en secundaria.

Para Larreta, hoy hay más alumnos que “no dominan los saberes necesarios” en el distrito. “Los resultados de la evaluación de este año muestran un aumento de chicos que no responden a las expectativas de aprendizaje y no alcanzan el nivel deseado. Esto es producto de lo que sucedió con la pandemia”. Tras ello detalló: “El problema está en los chicos que estaban en el nivel más básico, que pasaron a no dominar los saberes necesarios”. Y mencionó iniciativas: “En la primaria tenemos un plan para profundizar la alfabetización. Y en secundaria vamos a sumar lo que se llama el programa Escuelas Lectoras, que son talleres que ponen énfasis en la literatura oral y escrita, y vamos a profundizar el rol del docente con un programa de acompañamiento y asistencia técnica”.

También defendió su decisión de no seguir con la educación virtual en plena subida de casos: “Fuimos los primeros en volver a la presencialidad plena en 2021 y dimos una pelea muy fuerte cuando nos quisieron cerrar las escuelas y las mantuvimos abiertas”.

Y completó: “Si hubiéramos cerrado las escuelas, como quería el gobierno nacional en ese momento, estamos convencidos de que los resultados serían aún peores, como lo son en muchas provincias de la Argentina, donde en general lo que hacen es ocultar los resultados y evitar las evaluaciones”. En la misma conferencia de prensa apuntó contra el presidente, Alberto Fernández, por «estar profundizando la grieta».

Por último criticó al gobierno nacional porque supuestamente rechaza las evaluaciones, a pesar de que el propio ministro de Nación, Jaime Perczyk, aseguró que se seguirán haciendo las pruebas nacionales y las internacionales de PISA: “Por eso no entendemos la actitud del gobierno nacional de querer evadir las evaluaciones. Es una manera de escapar a la realidad y de no hablar con la verdad, porque la evaluación es lo que nos permite planificar e ir mejorando”, concluyó el jefe de gobierno porteño.