El ciclo lectivo 2021 arrancó hoy en todo el país con el desafío de retomar las clases presenciales en medio de la crisis provocada por la pandemia de covid-19. Cada una de las jurisdicciones provinciales encaró esta nueva y compleja etapa con distintas perspectivas y dificultades a enfrentar.

En Chubut, la ministra de Educación Florencia Perata afirmó que este año han previsto 183 días de clases hasta el 15 de diciembre y  que las escuelas están “equipándose y esperando que todos los estudiantes vuelvan a las aulas”. Sin embargo, de acuerdo a un relevamiento efectuado por Télam por distintas escuelas de la provincia, el ciclo lectivo en este distrito comenzó de manera irregular y en menos de un 10 por ciento se cumplió con la modalidad de “presencialidad progresiva” que se diseñó para el primer tramo del calendario escolar, debido a los problemas en los edificios. Las falencias en los edificios salieron a la luz hoy en las escuelas que estuvieron cerradas casi todo el año pasado, evidenciando pérdidas en las cañerías, caída de la mampostería, fisuras en las paredes y matafuegos vencidos; entre otras carencias que hicieron imposible el dictado de forma presencial.

En Neuquén, por su parte, el ciclo con modalidad presencial y virtual se iniciará recién el miércoles próximo. Ese día acudirán a las escuelas niños y niñas de primer grado, segundo y tercero del nivel primario y primer año del secundario. Por su parte, en el resto de los establecimientos continuará el sistema de clases virtuales y se incorporará a la presencialidad en forma paulatina.

En cambio en la provincia de Santa Cruz, la modalidad continuará siendo a distancia en la mayoría de las ciudades en las cuales hay transmisión comunitaria del virus.  A diferencia de eso, en las ciudades con transmisión por conglomerado o brote local se trabajará con clases presenciales de una y hasta dos jornadas semanales. Solo habrá presencialidad plena en escuelas rurales.

El panorama patagónico se completa con Tierra del Fuego, en donde las clases presenciales comenzaron solo en los colegios privados y en medio de estrictos protocolos sanitarios que incluyen grupos separados y turnos rotativos. En el sector público, el inicio del ciclo lectivo se realizó de manera virtual debido a que el gobierno provincial todavía no concluye las tareas de reacondicionamiento y reparación de los establecimientos educativos.

En la región de Cuyo el retorno a clases tampoco estuvo exento de complicaciones. En Mendoza miles de estudiantes volvieron a las aulas en un esquema de semi presencialidad y según los protocolos dispuestos por cada establecimiento. Sin embargo las actividades se vieron complicadas debido a un paro de actividades dispuesto para hoy y mañana por el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE). En cambio en la provincia de San Juan el regreso a las aulas se vio complicado por un factor inesperado: la lluvia. Justo en la tierra natal de Domingo Faustino Sarmiento, quien se jactaba de no haber faltado nunca a clases, ni siquiera los días de tormenta, las intensas lluvias registradas esta madrugada en buena parte del territorio sanjuanino impidieron que la vuelta a clases fuera masiva.

En las provincias del noroeste se vivió un panorama más homogéneo.  En Salta, el gobernador Gustavo Sáenz convocó a los docentes y padres seguir trabajando unidos, porque es la “única forma de garantizar que los chicos estén en el lugar que corresponde: estudiando y en las escuelas”. Más de 400 mil estudiantes salteños de los niveles Primario y Secundario comenzaron las clases en grupos y de manera bimodal, en base al protocolo general dispuesto en el marco del Consejo Federal de Educación. De forma similar, en Tucumán el ministro de Educación Juan Pablo Lichtmajer señaló que “en toda la provincia, a lo largo del mes de marzo, planificamos que más de 400 mil alumnos vayan a tener clases presenciales en las escuelas, y creo que eso es una buena noticia para todos”. Según el protocolo, los chicos asistirán a clases 4 horas diarias, dos veces a la semana y tanto el ingreso como el egreso se darán en forma escalonada, con diferencia de 10 minutos, para evitar aglomeraciones.

En la extensa provincia de Córdoba, los alumnos regresaron a las aulas de forma parcial. Cerca de 350 mil alumnos, equivalente a un 40% de los 830 mil que cursan en diferentes niveles en toda la provincia, retornaron hoy a la presencialidad de las mediante un estricto protocolo sanitario y múltiples recomendaciones oficiales para prevenir el contagio de coronavirus. La secretaria de Educación local, Delia Provinciali, destacó que retomar las clases  presenciales “es muy importante para restablecer el vínculo pedagógico presencial con nuestros estudiantes”.