La Universidad Empresarial Siglo 21, de la ciudad de Córdoba, sancionó a un alumno que festejó su graduación haciendo una parodia de un femicidio. La foto se viralizó por las redes sociales y generó el rechazo y el repudio social generalizado.

El estudiante, identificado por la institución académica como Tomás Vidal, había aprobado la tesis de graduación y para festejarlo envolvió su cuerpo con material de nylon, se colocó una soga al cuello y utilizó un pañuelo verde que identifica al colectivo que reclama la legalización del aborto.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A su atuendo agregó un cartel con la frase “La culpa no era mía” de la canción feminista “Un violador en tu camino” contra la violencia de género y los abusos sexuales.

Las imágenes fueron subidas a las redes sociales y cosechó el rechazo de usuarios que condenaron la actitud misógina, de burla y falta de respeto a los derechos y la integridad de la mujer.

Las autoridades de la universidad emitieron un comunicado en el que manifestaron que a partir de la “reprochable acción durante la celebración de la graduación del alumno Tomás Vidal, se ha iniciado un sumario que establecerá responsabilidades y sanciones que correspondan”, al resaltar que la conducta es “contraria a los valores” que promueve la institución.

Por su parte la rectora de esa universidad privada, María Belén Mendé, anticipó a los medios locales que se sancionará al alumno dejándolo “libre” en la tesis que ya había aprobado, y que deberá cursar y rendir un seminario sobre género y diversidad.

“Tomamos la decisión de aplicar una infracción grave prevista en el reglamento institucional que implica dejarlo en condición de libre en su materia Seminario Final que es la última asignatura que estaba rindiendo. Va a tener que recursar su materia y otra de género y diversidad durante el próximo semestre”, señaló Mendé a radio Mitre Córdoba.

“La actitud de Tomás para nosotros es absolutamente reprochable y lamentablemente no tuvimos oportunidad de hablar con él y de recibirlo pero fue convocado”, enfatizó Mendé.

Por su parte, el fiscal de Instrucción del Distrito IV en turno, Ernesto de Aragón, había comenzado a instruir una causa penal y resolvió remitir los antecedentes a la Fiscalía General.

De Aragón entendió que en principio la conducta desplegada «no aparece configurativa de infracción a norma penal alguna», pero si podría estar encuadrada en una infracción a la normativa del Código de Convivencia Ciudadana de Córdoba, según un comunicado de la Justicia.

Por su parte, Tala Rugby Club, en el que Vidal practicaba ese deporte, emitió este martes un comunicado en su cuenta de Facebook para repudiar “cualquier manifestación discriminatoria sobre los derechos de la mujer”.