A diferencia de la mayoría de los “emprendedores” que recaudaron cientos de miles de dólares de la desaparecida plataforma de crowfunding, SeSocio.com, y no cumplieron con sus obligaciones, el empresario Lucas Torres, fundador y creador de la Franquicia Ferias del Centro, siempre se caracterizó por dar la cara. El joven mantiene diálogo cotidiano con los inversores que le confiaron 350 mil dólares, a quienes no les devolvió el capital y mucho menos la renta. Por estos días, un reducido grupo de damnificados avanzó en un acuerdo pero denuncian dilaciones por parte de Torres, quien esta semana además tomará posesión del tradicional y centenario diario de su ciudad, El Popular.

Para 2019, Ferias del Centro tenía “más de 10 años de experiencia, estandarizando y democratizando el sistema de ferias, paseos y mercados comerciales”, según se presentaba en la web de SeSocio, dirigida por Guido Quaranta y Gastón Krasny, quienes a principios de este año dejaron un tendal de proyectos caídos y, según se publicó en diferentes publinotas, la empresa fue vendida a Blockchain.com por más de 100 millones de dólares. Lo cierto es que tanto SeSocio como la británica Blockchain.com se desentendieron de los pasivos y el dinero de los inversionistas estaría fuera del país.

Para ese entonces, el emprendimiento de Torres ya era conocido como “La Salada, pero legal”: contaba con tres ferias operando y dos más próximas a abrir. A través de SeSocio, el empresario invitaba “a participar de un proceso de expansión” en 5 provincias, para lo cual debía juntar 350 mil dólares a cambio de una rentabilidad “fija del 20% anual en dólares y una parte variable calculada en un 16% anual en dólares, alcanzando así una rentabilidad estimada de 36% anual en dólares”. El proyecto se financió rápidamente y el pago de la renta debía comenzar a partir del cuarto mes, pero aún eso no ocurrió. Vale decir que en el medio ocurrió la pandemia.

“Nosotros representamos a 19 inversores estafados por Torres, que recibió 350 mil dólares para el desarrollo de ferias, supuestamente legales y formales, y nunca empezó. Hace tres años que viene alegando diversas excusas, pero consultando a referentes de este negocio nos comentaron que las ferias están trabajando a un 90% de su capacidad prepandemia”, planteó el abogado Mariano Moyano, quien avanza con diferentes estrategias tanto en Argentina como en el exterior, para que cientos de damnificados de SeSocio recuperen su dinero.

“Esto no es más ni menos que una burda estafa para quedarse con el dinero de los inversores. Supuestamente financiaría el otorgamiento de franquicias en Mar del Plata, Rosario y La Plata. En ninguna de esas ciudades hay ferias de Lucas Torres”, insistió el abogado, en diálogo con Tiempo Argentino, y agregó: “Vamos a querellarlo penalmente por diversos delitos en la justicia federal, porque inclusive promocionó su negocio, la captación de fondos en forma pública, sin tener autorización por parte de los organismos de control. Él y su negocio, Chelsea Ferias del Centro SRL hace base en Olavarria, donde tendría una habilitación otorgada por el municipio, a cargo de Ezequiel Galli. Vamos a investigar si este esquema defraudatorio se replica en otras jurisdicciones”.

Arreglo trabado

Consultado por este diario, Torres explicó que se había avanzado en un acuerdo de manera extrajudicial con Moyano y sus clientes: “Aceptamos un arreglo. Ellos pedían unos 75 mil dólares y cerramos por 45 mil. Le di el OK a mi abogado, Francisco Taussig, a quien le hice un poder para que avanzara con el pago, hasta tiene el dinero para hacerlo. Todo esto se retrasó por desencuentros debido a que vivo en otra ciudad y porque Moyano tuvo que demostrar las credenciales de sus clientes. Todavía no se firmó, pero está para cerrarse cuando él nos mande los documentos para firmar”.

El abogado Mariano Moyano apunta contra Lucas Torres.

Moyano, por su parte, consideró otra cosa: “Durante dos años, Torres le manifestó a los inversores en varias oportunidades que podía retornar el capital aportado. Cuando tomamos la representación, hace unos tres meses aproximadamente, manifestó lo mismo, que tenia los fondos para devolverlos. Ha pedido tiempo para coordinar la firma de un acuerdo que nunca se materializó. Lo último que dijo fue que estaba a la espera de unas cobranzas, lo que contradice lo manifestado previamente”. Al mismo tiempo, el letrado advirtió que “entre los clientes hace rato que no goza de credibilidad alguna, y nos han instruido de iniciar las acciones judiciales sin más trámites, considerando que es una maniobra defraudatoria”.

¿Todos contra SeSocio?

Según precisaron Torres y su abogado, Taussig, el origen de este “problema” es que SeSocio nunca les pagó el total del dinero recaudado. “Está todo documentado. Hicieron un fideicomiso que no está bien armado en lo legal y entonces no puede accionar contra nuestra. Hubo muchas irregularidades en las comisiones. No hicieron el pago como debían, lo hicieron en cuotas y se quedaron con una gran parte”, esgrimieron.

En detalle, el emprendedor graficó que “de los 350 mil dólares, nos depositaron 264 mil. El resto eran comisiones para SeSocio y parte de lo que nos depositaron fue en Invecoin. Una supuesta cripto que nunca la pudimos sacar de ahí y no sirve para nada. Jamás firmamos que aceptábamos Invecoin”. En rigor, SeSocio creó dos especies de monedas virtuales, Liquitoken e Invecoin, por las cuáles recaudaron más de 9 millones de dólares. La idea era darle liquidez a su plataforma, pero de un día para el otro Quaranta y Krasny desaparecieron, al igual que el dinero.

Torres sostuvo que “el Fideicomiso manejado por SeSocio no cumplió con el contrato, por lo que no devolvimos lo que nos dieron. Es que nosotros le debemos al Fideicomiso y éste a los inversores”, aunque reconció que “nos parece ético y correcto hacer este acuerdo. Nos sentimos damnificados en el medio, lo cual no nos da derecho a pisar los derechos de los damnificados inversores”.

“Son inversores. Corresponde devolverles porque si le pagamos al Fideicomiso, nunca le va a llegar a ellos”, resumió Torres, quien con su abogado, Taussig, coincidió en que “después de esto, hay que iniciar una nueva etapa en conjunto, inversores y los proyectos como el mío que actuaron de buena fe, y avanzar contra SeSocio”.

El Popular

Desde hace siete años, el tradicional diario del interior bonaerense El Popular, con base en Olavarría, atraviesa una interminable crisis. Uno de los trabajadores de prensa comentó a Tiempo que desde el miércoles están llevando adelante un paro con tiempo indeterminado debido a que cobran en cuotas y aún no se les abonó parte de los sueldos de julio y agosto. La medida de fuerza se da en el medio de traspaso del multimedios, del que dependen más de 50 familias, a un grupo empresario en donde casualmente Torres es la cara visible.

“Es un diario de 130 años, es muy importante para la ciudad y muy pujante para todo el interior de la provincia. Está al borde de la quiebra, los empleados no reciben su sueldo en tiempo y forma”, puntualizó Torres, quien concluyó: “Con el apoyo de empresarios y amigos quisimos embarcar esto. Adquirimos el 100% de las acciones y la toma de posesión y la firma se hace este jueves (por hoy) en donde vamos a asumir la responsabilidad de este grupo humano excepcional y estamos entusiasmados por empezar a resolver todos estos líos”,

A no ser que quiera mantener varios frentes abiertos, el empresario olavarriense debería comenzar a cerrar y solucionar problemas que viene arrastrando y que ahora amenazan con ponerlo contra las cuerdas de la Justicia.