Familiares y amigos de Lucía Pérez, la adolescente asesinada en octubre de 2016 en Mar del Plata, marcharon este miércoles a los Tribunales de esa ciudad bonaerense para pedir justicia y para que no liberen a uno de los dos condenados por el caso.

La movilización se llevó a cabo luego de que se conoció que Juan Pablo Offidani (44), condenado a 8 años de prisión junto a Matías Farías (26) por comercializar drogas y a la espera de ser juzgado nuevamente por el femicidio de la chica, solicitó a la justicia ser liberado por el tiempo que ya lleva transcurrido en prisión.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Ayer me enteré del pedido de liberación de Offidani, a pesar que la solicitud formal ante la justicia se hizo el pasado mes de marzo”, expresó durante la marcha Marta Montero, madre de Lucía, quien dijo que ante esta situación habló con el juez de Ejecución Juan Galarreta que debe resolver el pedido del condenado.

La mamá de Lucia dijo “Offidani solicita la libertad asistida”, es decir que “la persona está en libertad totalmente y se la va a asistir desde un templo”.

“Ése va a ser su lugar de morada. Pero el tipo estará libre y es una barbaridad”, sostuvo la mujer y agregó que el juez Galarreta le informó que Offidani “ya estaba en condiciones de salir” ya que cumplió más de la mitad de la pena en prisión.

Sin embargo, la familia de Lucía se opuso a ese pedido de liberación ante el peligro de que se fugue, ya que tanto Offidani como Farías deben ser juzgados nuevamente por el femicidio porque el fallo que los absolvió del crimen en 2018 fue anulado por el Tribunal de Casación bonaerense.

“Si él sale, va a entorpecer la causa”, aseguró Montero y añadió: “El riesgo de fuga es total porque es lo que hacen ya que tienen los medios de poder hacerlo y lo van a hacer, seguro”.

Por su parte, Verónica Heredia, abogada de Montero, explicó a Télam que Offidani primero presentó su pedido de libertad ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1, integrado por los jueces Juan Facundo Gómez Urso y Pablo Viñas, quienes trasladaron la cuestión a Galarreta.

En paralelo, la familia de Lucía recusó a los jueces Gómez Urso y Viñas por considerar que ambos no pueden intervenir en la causa ya que fueron denunciados ante el Consejo de la Magistratura por negligencia, incumplimiento de los deberes de cargo y parcialidad manifiesta a raíz de su actuación en el primer juicio.

Heredia indicó que los magistrados ya rechazaron la recusación, por lo que ella apeló esa decisión ante el Tribunal de Casación Penal de la provincia.

Mientras tanto, la designación de un nuevo TOC para llevar a cabo el segundo debate oral se encuentra a la espera de que la Suprema Corte de Justicia provincial resuelva las impugnaciones presentadas por las defensas de Farías y Offidani al fallo de Casación que el año pasado anuló la sentencia de primera instancia de noviembre de 2018.

En aquella oportunidad, el TOC 1 absolvió a Farías, Offidani y Alejandro Maciel (62) del femicidio de Lucía, aunque condenó a los primeros dos por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”.

En ese fallo cuestionado también intervino el juez Aldo Carnevale, pero éste renunció para jubilarse antes de ser denunciado ante el Consejo de la Magistratura.

Según determinaron los investigadores, el hecho ocurrió el 8 de octubre de 2016 a las 10.30, cuando Offidani y Farías, quienes vendían drogas a adolescentes cerca de escuelas de Mar del Plata, llevaron a Lucía (16) hasta una vivienda donde abusaron sexualmente de ella, tras lo cual, la trasladaron muerta hasta un centro médico alejado de esa ciudad.

No obstante, durante el debate oral, los jueces consideraron que no se pudo probar cuál fue la causa de la muerte de Lucía ni que haya sido abusada, por lo que absolvió a los tres acusados de esos delitos.

En tanto, el nuevo juicio tendrá sólo dos imputados ya que Maciel murió en 2020 a raíz de una enfermedad.