El represor Miguel Etchecolatz deberá cursar lo que queda de su condena en prisión. Así lo determinaron los jueces del Tribunal Oral Federal 6 que le rechazaron el pedido de prisión domiciliaria por riesgo de contagio de coronavirus. Fuentes judiciales señalaron que los argumentos de los magistrados son similares a los ya utilizados en otros casos de condenados por delitos de lesa humanidad presentados en los últimos días a raíz de la pandemia.

El exjefe máximo de la Bonaerense durante la dictadura, de 90 años, que está internado en el Hospital Penitenciario de Ezeiza, cumple condena por centenares de secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones forzadas, además de estar severamente sospechado en la segunda desaparición de Jorge Julio López.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Guillermo Costabel y Sabrina Namer manifestaron que en las cárceles se tomaron medidas preventivas y, en el caso de este genocida, además agregan que “no corre peligro de contagio” por estar en el centro médico. “Hasta el momento no se ha presentado entre la población carcelaria ningún caso de contagio”, por lo cual la suposición de riesgo es una “conjetura”, agregó el fallo.

Etchecolatz fue condenado en siete causas por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar y había pedido irse a un domicilio en Mar del Plata aduciendo su estado de salud y edad avanzada. Los jueces desestimaron por insuficiente el argumento de la defesa de que el genocida pertenece a población de riesgo: “Las autoridades competentes en la materia aseguran la posibilidad de mantener plenamente vigentes los protocolos de prevención de contagio y propagación de la pandemia en cuestión (circunstancia que, vale resaltar, rige al día de la fecha para la totalidad de la población de nuestro país), por lo que la mera invocación por parte de la defensa de encontrarse su pupilo dentro de la población de riesgo no puede constituir un argumento de entidad suficiente como para modificar la modalidad de encierro, al mantenerse su postura en el plano meramente conjetural y no verificarse la materialización del riesgo al que alude que justifique, de momento, acceder a lo peticionado”.

Por otro lado, el Tribunal señaló que en la prisión no se han registrado casos de covid 19 mientras que en la ciudad de Mar del Plata, donde pretendía residir, sí.  Asimismo se requirió al Servicio Penitenciario Federal que se refuercen las prevenciones  en materia de salud en todos los penales en el caso de detenidos considerados dentro de grupos de riesgo.

La Cámara Federal porteña rechazó el miércoles  con argumentos similares excarcelar al expolicía federal Mario Sandoval, procesado con prisión preventiva por delitos de lesa humanidad y extraditado desde Francia en diciembre de 2019.