«Cuando la semana que viene los legisladores de Larreta voten la modificación de nuestro estatuto, va a comenzar una nueva lucha», advirtió la secretaria general de UTE Angélica Graciano, en diálogo con Tiempo, a minutos de que comience una nueva radio abierta en la esquina de Perú y Av. Julio Roca. Hacia ese lugar, las y los docentes porteños, se movilizaron una vez más para repudiar la precarización de sus puestos laborales, a poco más de una semana para que el oficialismo porteño vote el proyecto de modificación del estatuto.

Este martes, en el Salón San Martín de la legislatura, se llevó adelante la última reunión de comisiones, donde la comunidad educativa volvió a manifestar su rechazo al proyecto del oficialismo. “El gobierno de Larreta está decidido a seguir precarizando a todos los trabajadores y trabajadoras de la educación. Nos quieren ver arrodillados y no lo vamos a permitir. Nos espían, quiere intervenir los centros de estudiantes, que los chicos trabajen gratis con “prácticas” humillantes. Todo esto es una forma más de adoctrinamiento del propio gobierno. Ellos responden al poder hegemónico para instalar definitivamente la ultraderecha en nuestro país”, complementa Graciano.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Como la mayoría de los proyectos que afectan al conjunto de los trabajadores y que apuntan a diferentes recortes económicos, el oficialismo porteño sancionará la modificación del estatuto docente en tiempo récord. El 15 de marzo, la ministra Soledad Acuña presentó formalmente el proyecto en el Salón Alfonsín de la legislatura porteña. Lo hizo a puertas cerradas, sin que referentes educativos, pudieran ingresar a escuchar su exposición. Dos semanas después de su presentación formal, comenzó el debate en comisiones, y este jueves 12 de mayo el oficialismo votará el documento en el parlamento. En poco más más cinco semanas de debate, la cartera que conduce Soledad Acuña, modificará una vez más las garantías y derechos laborales de trabajadores y trabajadoras de la educación, sin aceptar ninguna modificación propuesta por la comunidad educativa.

De la jornada de protesta participaron los sindicatos mayoritarios, UTE, CAMYP y ADEMYS. La triada sindicalista acercó varias iniciativas para que el oficialismo agregue al documento final, pero todas fueron rechazadas. «No agregaron una sola propuesta de los sindicatos, las iniciativas que acercamos no las quisieron escuchar. La primera fue separar la titularización de todos los docentes de lo que es la modificación del estatuto, este desdoblamiento no lo tuvieron en cuenta”, explica a Tiempo Mariana Scayola, secretaria general de ADEMYS. Entre otras propuestas vertidas por los sindicatos, pidieron incluir dentro de la titularización a todos los niveles y modalidades, “pero no quisieron aceptar nada. El gobierno y este recinto nos tiene acostumbrados a votar proyectos que nos perjudican de espaldas a la comunidad educativa, con las puertas cerradas, y con las entradas valladas. Todas las reuniones de comisiones fueron solo una formalidad. Por todo esto es que estamos analizando judicializar la modificación del estatuto”, termina Sacayola.

Desde la oposición legislativa, aseguran que el oficialismo porteño hace lo que quiere gracias a su mayoría en la legislatura. Tanto el Frente de Todos (FdT), como el Frente de Izquierda (FIT), coinciden que hay que trabajar fuertemente para romper esa hegemonía y que la legislatura deje de ser una escribanía de Larreta y sus socios políticos.

“Hace años que vienen actuando de la misma manera, es un formato que tienen ellos como diálogo: Permiten que se hagan las comisiones pero no escuchan ni aceptan ninguna propuesta. Este martes vinieron decididos a dictaminar, ya pidieron preferencia para la sesión de la próxima semana”, advierte a Tiempo el legislador porteño del Frente de Todos, Javier Andrade. “Una vez más, como lo hicieron en su momento al intentar cerrar los colegios terciarios, hoy están dejando fuera de la titularización a todas las escuelas de formación docente, y al sector de socioeducativa. Es todo un despropósito”, agrega Andrade.

Por su parte, desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores, aseguran que el gobierno de la Ciudad “ya tenía todo cocinado antes de presentar el proyecto en la legislatura. En las escuelas hay un rechazo muy importante a esta reforma del estatuto, y también hay un claro reclamo del nivel medio, superior y de todos los programa pedagógicos, para que sean titularizados, ya que hace casi 11 años que están trabajando de manera precarizada”, señala la diputada del FIT Mercedes de Mendieta. Desde la izquierda, afirman que el ejecutivo porteño extorsiona a los docentes con esta modificación del estatuto, al agregar solo un sector de docentes para que obtengan su titularización, “pero el resto, decenas de miles de trabajadores y trabajadoras de la educación, seguirán estando por fuera de cualquier regulación laboral con un trabajo precarizado”, termina Mendieta.

La precarización que no tiene fin

El 22 de mayo del año pasado, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, firmó el decreto Nº 179/21 que modificó la reglamentación del Estatuto. A partir de ahí, la Comisión del Registro y Evaluación de Antecedentes Profesionales tomó el control total de los listados, el puntaje de los docentes, los concursos, los actos públicos y las designaciones de maestras, maestros y profesores en diferentes áreas y modalidades. Todos coinciden que el “raid de precarización de la docencia”, comenzó en 2011 con la eliminación de las juntas de clasificación. A partir de ese momento, cada modificación del oficialismo porteño fue en detrimento del salario, la carrera docente y la legitimidad y transparencia de los actos públicos.