La muerte de al menos cinco bebés, y otros cinco con fuertes secuelas, en el Hospital Materno Neonatal de la ciudad de Córdoba sigue generando conmoción, y la causa avanza. Un día después de confirmar la prisión preventiva y ampliar la imputación contra Brenda Agüero, el fiscal de instrucción Raúl Garzón autorizó la exhumación de los cuerpos de tres de los bebés fallecidos, que no cuentan con autopsias. A su vez, admitió el pedido de que intervenga el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), representado por el especialista Carlos Vullo.

La participación del EAAF fue solicitada por el abogado de cuatro madres de recién nacidos fallecidos en el Neonatal, Carlos Nayi. Intervendrá en conjunto con el equipo de Genética Forense, dirigido por la especialista Nidia Modesti.

“En virtud de la medida solicitada por las madres de las víctimas de proceder a la exhumación de los restos de sus hijos en busca de la verdad de lo ocurrido, es que peticiona la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense. Este equipo de reconocida trayectoria a nivel nacional e internacional cuenta con un laboratorio genético forense propio con capacidad para obtener perfiles genéticos de restos deteriorados, que por causa del fuego o de otras circunstancias el ADN pueda estar deteriorado”, fundamentó Nayi su solicitud.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los cadáveres enterrados bajo la identidad de Francisco Calderón Cáceres, fallecido el 18 de marzo en el hospital; Benjamín Luna Bustamante, muerto el 23 de abril; e Ibraín Benitez Guardia, muerto el 23 de mayo.

“La medida persigue dos objetivos. Aunque es improbable y los hechos se encuentran probados con otras evidencias, ver si se pueden obtener más elementos de prueba. Pero lo más importante es extraer material genético para hacer análisis de ADN y cotejar la identidad, para que las familias puedan tener certeza de que se trata o no de sus hijos quienes están enterrados”, remarcó Nayi.

En el caso de Francisco, se suma otro elemento: el bebé estaba vestido con ropa de otro cuando falleció. Desde la fiscalía informaron que las exhumaciones se harán en los próximos días. Dos de los bebés muertos están enterrados en un cementerio parque privado ubicado en Colonia Tirolesa.

Este lunes se agregó una prueba principal que aceleró el pedido de prisión preventiva para Brenda: desde noviembre del año pasado buscó en Google en reiteradas ocasiones cómo dosificar potasio e insulina en bebés. La autopsia realizada a las bebas Angeline Rojas y Melody Molina, que nacieron sanas y vigorosas el 6 de junio en el Neonatal, pero murieron de manera inexplicable antes de cumplir el primer día de vida, reveló que la causa de la muerte fue un exceso de potasio “incompatible con la vida”.

Según fuentes oficiales, la sospechosa accedió a documentación técnica que daría sustento a lo que pasó después en el Neonatal. Esto confirmaría que ella habría pensado y diseñado un mecanismo para causar la muerte y que luego, en base el estudio de los casos, habría aplicado y hasta probado con diferentes variantes.