Jorge Marcheggiano murió luego de ser atacado por cinco perros en el parque del Borda. Ocurrió el último viernes cuando Jorge caminaba por los jardines del hospital en el que estaba internado en el servicio 15. Fue trasladado al Hospital Penna, pero a las pocas horas falleció como consecuencia del ataque. El 7 de mayo, el Cels había presentado una acción de amparo colectiva denunciando “la gravísima situación que se vive en los cuatro manicomios porteños” y pedían “medidas cautelares urgentes de prevención y protección hacia  usuarios y trabajadores”. Uno de los puntos mencionaba la necesidad de erradicar las jaurías que habitan en los predios de los hospitales. “El Gobierno de la Ciudad dijo que no existían tales jaurías”, dice el texto difundido por el organismo. 

A la vez, desde el Cels subrayaron que “las autoridades políticas y las del Hospital Borda son responsables por este gravísimo hecho que deberá investigarse de acuerdo a los estándares del Órgano de Revisión Nacional sobre las muertes ocurridas en contexto de encierro psiquiátrico”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además, sostienen que la muerte “podría haberse evitado” y responde a la triste fotografía de la institución manicomial, lugar de desidia y abandono estatal”.