El miércoles se reunirán las dos comisiones a las que se giró el proyecto de ley de cupo femenino y acceso de artistas mujeres a festivales que se presentó en octubre de 2018 y que todavía no ha tenido tratamiento.

“Pedimos todas las músicas hermanadas y organizadas detrás de este objetivo a las senadoras y senadores que ingresen a la sesión del 22 de mayo para que se realice el tratamiento”, expresó la música Celsa Mel Gowland una de las impulsoras del proyecto y representante de la Mesa de músicas por más músicas mujeres en vivo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Cada día que pasa sin una ley de cupo femenino en escenarios, es una oportunidad menos expresiva y laboral para las músicas argentinas”, agrega Gowland.

El proyecto de ley reclama un piso del 30 por ciento de mujeres en toda actuación que convoque a más de tres agrupaciones musicales en una o más jornadas, en ciclos y en programaciones anuales de carácter privado o estatal.

La redacción fue el resultado de un trabajo exhaustivo de investigación y recolección de casos. El mismo proyecto afirma que de acuerdo a los datos demográficos relevados por el Registro Nacional Único de Músicos del Instituto Nacional de la Música (que al 22 de junio de 2018 cuenta con 37.346 artistas registrados), el promedio indica un 80% de músicos hombres y tan solo un 20% de mujeres, “manteniéndose la misma diferencia de porcentajes en los aspirantes a subsidios de dicho organismo”; afirma.

“De estas cifras se infiere que la proyección profesional de las mujeres en la música es notablemente más limitada”, agrega el texto. “Viene a cuento recordar el programa especial del Canal de la Música por el Día Nacional del Músico, en el cual cinco artistas mujeres de diversos estilos debatieron los números de la investigación antes citada y analizaron las posibles causas que llevan a impedir que la mujer se profesionalice en la música popular argentina. En el debate surgió la hipótesis de que la responsabilidad y las tareas cotidianas en la crianza de las y los niños y adultos mayores a cargo de las mujeres en el momento del ciclo vital de consolidación profesional”, continúa.