Mariana Cataño es la secretaria general de Suteba – Moreno, atiende a Tiempo en el camino del cementerio, donde acaban de dejar a Sandra Calamano, a la Escuela 49 para acompañar al cortejo que llevará a Rubén Rodríguez al mismo cementerio. “Estas fueron muertes anunciadas, hace dos años que venimos planteando los graves problemas de infraestructura. El ministerio sabía, pero no hizo nada. No pueden decir que no sabían”, cuenta con tono bajo pero firme.

Cataño habla de la angustia y la rabia que se vive en Moreno, el jueves a las 10 de la mañana los docentes empezaron a autoconvocarse en la plazoleta de Gaona y Ruta 23, “donde tenemos un monumento a Fuentealba y, de ahí, marchamos al municipio. Hasta las cinco de la tarde estuvimos y nos combinamos para estar hoy (viernes) acá para acompañar a nuestros compañeros”.

Cuando todavía algunos medios hablan de accidente para referirse a la indiferencia que produjo dos muertes por la explosión por la pérdida de gas tantas veces denunciada a las autoridades, la representante de los y las docentes de Moreno afirma la responsabilidad de las autoridades políticas: “Nosotros necesitamos que se visibilice, que se haga justicia, que no se carguen las culpas sobre un gasista o una impericia individual. Este problema es consecuencia directa de la decisión política de ajustar y no invertir en las escuelas, particularmente las de Moreno. Hay una política discrecional del gobierno provincial con nuestras escuelas. Te estoy hablando de 280 distritos escolares.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

¿Por qué se interviene el Consejo Escolar? “Porque la voz de los sindicatos es la que pone la señal de alarma, la luz roja, y la política del gobierno es desacreditar a las organizaciones, entonces no pueden dar cuenta de que es real lo que les planteamos. Pero nosotros llevamos problemas reales, no los inventamos. En un distrito de la dimensión de Moreno cómo es posible que no den respuestas, cómo es posible que el interventor no trasladara lo que está pasando. Si no nos creían, en el propio OGD, donde nos reunimos todos, se elevan por escrito estas situaciones, pero no conseguimos ni siquiera que las vinieran a chequear a través de la cadena de mando que tienen bien aceitada. No lo hicieron, no lo hicieron”, repite, consciente del tamaño del daño que causó la decisión de ignorar los reclamos docentes.  

Las expectativas de que algo cambie para Cataño no son buenas, “es tan terrible como simple, no existe voluntad, por lo tanto no va a ocurrir”. Y para ejemplificar narra un panorama en el que un porcentaje altísimo de escuelas no tienen cloacas, usan pozo: “El año pasado requerían dos desagotes semanales para no suspender las clases. Esto no es noticia porque no hacemos paro. Pero era un caos. Porque cuando el olor nauseabundo inunda los patios y nadie viene a resolver el problema, es terrible. Y esto es cotidiano, es un problema aun mayor porque naturalizan que así hay que enseñar y aprender”.

Para completar la pintura de la situación en Moreno, “y en todo el Conurbano”, enumera edificios con obras paradas desde fines de 2015, edificios nuevos que se abandonaron, escuelas en que las obras se suspendieron por un incendio y la abandonaron, la escuela especial 506 no tiene edificio. “Estas son las obras grandes, pero si estas no se hacen, imaginate que ni siquiera tienen plan de mantenimiento en los edificios escolares. Es una estafa a nuestro pueblo de Moreno. Ni se sientan a pensar cómo solucionar los problemas, porque han decidido que la educación es un gasto y prefieren desacreditarnos por los medios. Pero acá tenés las consecuencias”.

Hacia el final de la charla, vuelve a reclamar que “de la provincia no escuchamos nada más que estupideces que dice Macri o algún funcionario de segunda que dice que estamos usando políticamente a nuestros muertos. Hoy me lo decía la suegra de Rubén (Rodríguez, el portero de la escuela muerto en la explosión): ‘Ellos salvaron a los pibes, porque si pasaba diez minutos después estábamos hablando de la cantidad de niños y niñas fallecidos’. Entonces ahora necesitamos la palabra del gobierno de la provincia que explique qué medidas va a tomar, qué programa va a aplicar en la provincia, en Moreno, pero hasta ahora no escuchamos nada”.