La jornada estuvo signada por movilizaciones en el microcentro porteño con varios reclamos al gobierno nacional. La esquina de Florida y Diagonal Norte es uno de los puntos neurálgicos de las luchas sociales. La más recordadas ocurrió en las fatídicas jornadas del cacerolazo del 2001. En ese punto de encuentro, se concentraban miles de personas para reclamar por la devolución de sus ahorros que, luego del corralito impuesto por el ex ministro de economía, Domingo Cavallo, llevó a la renuncia de Fernando De La Rúa a la presidencia. A pocos metros de esa esquina, se encuentra una de las entidades bancarias internacionales que más dinero fugó al exterior durante el macrismo, y acusados de crear más de 4000 cuentas offshore en paraísos fiscales que representan 3500 millones de dólares de argentinos en el exterior.

“El HSBC es eso y representa un boicot histórico a la política económica de nuestro país, es por eso que nos concentramos en este lugar para ponerle fin a la fuga de divisas”, destaca en diálogo con Tiempo el dirigente peronista y legislador porteño mandato cumplido, Milciades Peña. El también comunicador popular y director de Urbana TeVe, junto a varias organizaciones políticas y sociales que integran el Frente de Todos, le reclamaron al gobierno nacional la intervención del mercado financiero. “Dar este paso es fundamental, hay que desarticular todo este sistema financiero que arrastramos desde la última dictadura cívico militar que puso su Ley de entidades financieras y que, en este contexto de crisis económica, vemos una gran oportunidad para hacer este gran cambio”, agrega Peña.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Entre las organizaciones que se movilizaron se encontraban Espacio Puebla, el Frente Político y Sindical German Abdala, el Movimiento Popular Liberación, y el Partido Comunista de la Ciudad, entre otras. Hace varias semanas que estos espacios políticos nucleados dentro del Frente de Todos, vienen manifestándose bajo diferentes consignas, para que el gobierno nacional acelere la toma de medidas económicas. Primero se manifestaron en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL); la semana pasada repartieron más de 10 mil kilos de verduras y una tonelada de pan, en La Rural, donde reclamaron la implementación urgente de la producción estatal de alimentos; y durante la jornada realizaron otra movida bajo la consigna “Basta de especulación”.

“Estamos aquí en el corazón del sistema financiero, donde se encuentran los principales bancos fugadores de divisas, no solo de la deuda del FMI sino a lo largo de toda nuestra historia”, explica a Tiempo Zaida Chmaruk, dirigenta del Partido Comunista de la Ciudad de Buenos Aires y Directora del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES). “Este martes lanzamos la campaña de recolección de firmas en apoyo al proyecto de Ley del Frente de Todos que busca que la deuda la paguen los que la fugaron, y también pedimos que se reforme todo el sistema financiero, porque no puede ser que la política bancaria sea las Leliq y no los créditos para la producción”, suma Chmaruk y agrega: “estamos de acuerdo con el bono de 18.000 pesos que dará el gobierno nacional porque es necesario dado que nuestro pueblo está pasando hambre, pero necesitamos que hayan reformas estructurales y que vaya a fondo: En vez de estar hablando de ‘la renta inesperada”, hablemos de ‘la renta esperada’, porque existe y está acá en los bancos que todos los meses se la llevan afuera”.

Liberación Popular, Movemos SUBTE, la organización Soberana, el MTD Aníbla Verón y el Movimiento Popular La Dignidad; también participaron de esta jornada. Cada uno de los referentes consultados por este medio, coincidían en la urgencia de intervenir en el sector financiero con medidas de fondo, “porque no puede haber mayor tasa de ganancia en los bancos que en la producción, sin dudas esto es algo que tiene que terminar, porque no da para más, hay que intervenir el sector financiero. Si bien es cierto que hay un alto incremento en la producción y recuperación del trabajo, hay mucha gente que está quedando afuera”, explica a Tiempo Rafael Klejzer, dirigente nacional del Movimiento Popular La Dignidad, y Director Nacional de Políticas Integradoras del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. “Lo que se está discutiendo en este momento en el gobierno es de dónde se financia el Estado y qué herramientas tiene para redistribuir el crecimiento que, por ahora, está concentrado en pocas manos”, agrega Klejzer. El funcionario y militante social, afirma que el sector financiero “es el que más está ganando con esta crisis, producto de un apañamiento del Estado respecto a las Leliq que tienen los bancos que suman alrededor de 5 mil billones de pesos. Esto puede ser una bomba de tiempo para la Argentina, o la solución a nuestros problemas si se invierten en el país”.