Nómades digitales. El nombre puede aludir a una actividad solitaria, pero son muchísimos. Y con la pandemia la proliferación de estos nuevos sujetos socio–laborales explotó. En el mundo se calcula que hay más de 35 millones de nómades digitales. ¿Qué hacen? Desempeñan tareas laborales de manera remota, desde cualquier parte del planeta. En su mayoría, jóvenes con título universitario, que suelen consumir más que el resto de los visitantes. Para incentivar de atraerlos a que vengan a la Argentina «y generar un impacto económico positivo en el ingreso de divisas al país», el gobierno nacional lanzó una visa que se suma al Programa para Nómades Digitales en alojamientos y a futuros beneficios en pasajes de Aerolíneas Argentinas.

Según difundió el Ministerio del Interior, las personas que integran esta comunidad se encuentran en un rango etáreo entre los 20 y los 40 años de edad, la mayoría de ellos con título universitario: «Se estima que este grupo consume más que el resto de los visitantes del país: una estadía promedio se valúa en aproximadamente $6000».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Entre los beneficios anunciados hoy por el titular de la cartera, Wado de Pedro, y su par de Turismo, Daniel Lammens, sobresale una visa que otorgará un plazo de 180 días prorrogables por única vez, de manera similar al de la residencia transitoria, lo que brindará la posibilidad de prestar servicios en forma remota a favor de personas físicas o jurídicas domiciliadas en el exterior. «El teletrabajo es una tendencia global debido al avance de las tecnologías digitales, el contexto sanitario global y la revalorización de una forma de vida que integra el trabajo y el disfrute», añadieron desde Interior.

La iniciativa se suma al ya existente Programa para Nómades Digitales en alojamientos, que contempla una capacitación para trabajadores del sector hotelero para familiarizarlos con las necesidades específicas del segmento nómade. Además, están llevando adelante un sello para hoteles para que los nómades identifiquen rápidamente a los alojamientos que cumplen con los requisitos necesarios para vivir y trabajar en Argentina.

«Durante la pandemia fuimos pensando y analizando todas las trasformaciones a nivel mundial, no solo en el mercado laboral, sino también los modos de ir captando esa fuerza de trabajo que circula a nivel mundial –expuso De Pedro durante el acto llevado a cabo en el CCK–. Esta es una oportunidad para decirle al sector y a los gobernadores y las gobernadoras que vamos a seguir tomando todas las decisiones para fomentar el turismo, porque el turismo federaliza la creación de empleo no solo con los actores organizados como la gastronomía, la hotelería, las agencias y todos los proveedores, sino también con los artesanos, las artesanas y toda esa economía que surge en los pueblos”.

“Confiamos en que la economía de la Argentina se pude seguir potenciando con un turismo receptivo y con políticas como la del PreViaje que fomenta el turismo interno. Cada una de las provincias tiene su perfil, cada una de las provincias tiene mucho para mostrar y entendemos que esta política de nómades digitales es otra oportunidad en el mercado laboral internacional una oportunidad para que lleguen divisas, para que personas vivan la experiencia argentina y que se vuelvan a sus países sean los principales vendedores de este hermoso país que es la Argentina”, agregó.

Lammens subrayó: «Argentina es el país que más turistas de Sudamérica recibe y vimos una gran oportunidad de hacerla también una opción para quienes trabajan en forma remota. Gracias a este trabajo conjunto con el Ministerio del Interior, les vamos a otorgar una visa temporaria y un montón de beneficios en diferentes lugares del país. Sin ninguna duda, esto va a representar para el país un ingreso importante de divisas y la generación de más puestos de trabajo».

Aseguró que «el turismo encabezó la recuperación del empleo en los últimos cuatro meses. Por eso, esta apuesta tiene que ver no solamente con fortalecer el turismo interno, como lo hemos hecho con PreViaje, sino también con una política muy decidida y vehemente de captación de turistas extranjeros. En eso, los nómades digitales representan un gran desafío».

A las acciones mencionadas se suma una serie de iniciativas llevadas adelante por el Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), con colaboración del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, para atraer a los nómades digitales al país. Por ejemplo la tarjeta Visit Argentina, enmarcada en el programa “Tesoros Argentinos”, que permitirá a los turistas extranjeros que visiten el país obtener puntos que podrán canjear por experiencias gastronómicas o recreativas, con previa activación personal. Y prevén desarrollar eventos de promoción y relaciones públicas «en ciudades con potencial de captación de este segmento», como Nueva York, Londres y París. A su vez, Aerolíneas Argentinas se sumará a esta iniciativa con tarifas especiales para este tipo de turistas.

La titular de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), Florencia Carignano, sostuvo que “la pandemia aceleró todo lo que en algún momento iba a estar llegando de una u otra manera y lo que hoy genera el gobierno nacional es una herramienta para que las provincias puedan aprovechar y puedan entender el nuevo perfil de personas en el mundo: personas entre veinte y cuarenta y pico de años que no están decididos a seguir trabajando atrás de un escritorio, que quieren libertad, que quieren pasarla bien pero que necesitan trabajar”.

“Nos estamos adaptando a lo que sucede en el mundo –continuó–, y por ello hemos generado esta nueva visa, que es un visado para nómades digitales, para aquellas personas que quieran venir a trabajar, pero también a pasear y disfrutar de Argentina. Generamos una herramienta para que todas las provincias puedan adherir beneficios a esta visa de co-working, tanto en los parques nacionales como en todas las atracciones y en todos los lugares turísticos de Argentina”.

Uno de los países que más nómades digitales aporta al mundo es el de los Estados Unidos. Un estudio realizado en 2020 por MBO Partners reflejó que hay 10,9 millones de nómadas digitales solo en ese país, y casi 20 millones más deseaban pasarse a ese estilo de vida para el cual la Argentina ofrece un contexto tentador.

Primero, el tipo de cambio les favorece. El alquiler para alguien que trae dólares o euros, le resulta la mitad que en Ciudad de México, y el transporte es casi un 40% más barato que en Santiago de Chile. Pero no solo piensan en eso los nómades digitales. Primordialmente deben contar con buena conectividad (algo que las provincias deberán contemplar como esencial para traer turistas), espacios de coworking, alojamientos cómodos, buen clima (millones huyen del frío del norte) y lindos lugares para hacer excursiones, asistir a eventos culturales o degustar gastronomía local. La inversión en infraestructura resulta fundamental.

Carignano anticipó que el plan anunciado este martes es para personas que hoy viven fuera de Argentina: «Si hay alguna que está acá viajando y ha decidido quedarse, puede aplicar”. Para sacar la visa deberán entrar vía web y presentar el CV con la actividad laboral, el aval de la empresa para la que trabajan, y abonar una tasa de 200 dólares. Podrán realizarse el trámite diez días después de que la medida sea publicada en el Boletín Oficial. Y será exclusivamente online. «No van a tener que ir a los consulados que están en ciudades específicas”, aclaró Carignano.

Esta visa ya la implementan países como Croacia, Portugal,  Hungría, Alemania, República Checa e Islandia, y la Argentina deberá competir en la región con México, el Caribe y Colombia, que impulsan planes similares. La pandemia quebró al mundo, desde lo sanitario, lo político, y también desde lo social y lo laboral. Los nómades digitales son una muestra. Cuánto sepan ver el nuevo escenario los respectivos gobiernos y luego lo capitalicen, será uno d los desafíos de este mundo dado vuelta.