El gobierno bonaerense y los gremios docentes retomarán mañana la negociación salarial que está frenada desde el 28 de marzo. A la reunión que está prevista para las 17 en el Ministerio de Economía, los funcionarios de María Eugenia Vidal llevarán una nueva propuesta de acuerdo más amplio que incluye otros ítems como presentismo y capacitación docente, además de lo salarial.

La comisión técnica fue convocada por Vidal antes del inicio de Semana Santa y luego del último paro realizado el martes por los seis gremios que integran el Frente de Unidad Docente, en repudio a la represión del domingo pasado. La reunión llega con el número de la inflación del primer trimestre sobre la mesa: según el Indec, el costo de vida hasta marzo fue del 6,3%, lo que obliga de arranque al gobierno a moverse del 19% que había ofrecido por última vez.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los ministros de Vidal siempre propusieron a los maestros un acuerdo con cláusula gatillo, atada a la inflación, como el que firmaron en diciembre los gremios estatales con cuotas de 4,5% por trimestre. Como el costo de vida de los primeros tres meses ya superó ese porcentaje, la cláusula se activó y el gobierno deberá pagar el 1,8% de diferencia. De hecho, los empleados públicos lo cobrarán con los sueldos de abril. Aunque hay hermetismo sobre el número de la nueva oferta, desde el gobierno sí admiten que el reconocimiento de esos dos puntos será una suerte de “piso” para los docentes.

El “acuerdo educativo integral”, como lo definen en La Plata, también incluirá otros ítems como el ausentismo y la capacitación docente. La idea de pagar un plus a cada docente siempre y cuando se reduzca el índice de ausentismo, que es del 17% en las escuelas públicas, ya fue rechazada por los gremios. Los funcionarios volverán ahora sobre el tema ya que quieren bajar los 14.300 millones de pesos que pagan por año en licencias. Además, propondrán pagar otra bonificación a los que se capaciten.

Hay dos temas clave para los gremios y que también generarán debate mañana: el reconocimiento de la pérdida salarial por 2016 y los descuentos. En el primer caso, el gobierno había ofertado la última vez el pago de 500 pesos en negro por cargo. Fue rechazado no solo por el número sino porque, al ser no remunerativo y no bonificable, tampoco llega a los jubilados. No hay pistas de si el gobierno se moverá en algo de esa propuesta. En el segundo caso, los docentes argumentan tener a favor el fallo de la Justicia platense que le ordenó a la Dirección General de Cultura y Educación abstenerse de realizar quitas salariales y que fue apelado. Los salarios de marzo, sin embargo, llegaron con descuentos de hasta 6000 pesos a quienes pararon y a quienes no, e incluso a maestros en uso de licencia. Este punto, el Ejecutivo repitió que “no es negociable”.

Antes de ser convocados, los gremios Suteba, FEB, Sadop, Amet, UDA y Udocba advirtieron en un comunicado que “la realidad” les dio “la razón”, ya que la inflación de enero a marzo superó las estimaciones oficiales. En este punto, recordaron que “en 2016 el gobierno planteó que sería entre un 20% y 25%” pero terminó en “el 41%”, mientras que advirtieron que la inflación de 2017 “se estima en más del 25%” lejos del 17% previsto por el gobierno nacional. “El Frente de Unidad Docente no aceptará resignar derechos salariales por eso seguimos sosteniendo el recupero salarial 2016 y un aumento salarial 2017 que garantice que ningún docente esté por debajo de la línea de pobreza”, sostuvieron. «