La Justicia penal de La Plata volvió a ordenar este viernes la detención de los ocho ex jefes policiales acusados del delito de asociación ilícita tras el hallazgo de sobres con dinero en la Jefatura Departamental de la capital provincial, seis de los cuales ya se entregaron, informó una fuente judicial.

Se trata del ex titular de la dependencia, Darío Camerini; su segundo, Rodolfo Carballo; el ex jefe de Operaciones, Ariel Huck y el ex secretario, Walter Skramowskyj, así como los ex jefes de la comisaría 2da., Sebastián Velázquez, y de la 3ra., Sebastián Cuenca, quienes se entregaron luego de que la jueza de Garantías Marcela Garmendia ordenara hoy las detenciones.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El vocero explicó que hasta esta noche permanecían prófugos los jefes de las comisarías 6ta. Julio Saénz y 12da. Raúl Frare.

Garmendia ordenó hoy por segunda vez la detención de los ex policías luego de que el Tribunal de Casación Penal bonaerense rechazara el jueves los pedidos de eximición de prisión presentados por las defensas, lo que habilitó a la magistrada a disponer el encarcelamiento de los imputados.

La causa se inició el 1 de abril de 2016 cuando se encontraron, dentro de la sede de la Jefatura Departamental de La Plata, 36 sobres numerados que contenían en total 153.700 pesos en efectivo.

Los investigadores sospechan que ese dinero provenía de la recaudación ilegal vinculada con el juego, el narcotráfico y la prostitución.

La mayoría de los sobres estaban rotulados con los nombres de las comisarías y los jefes policiales a los que iba dirigido el dinero.

La investigación se inició a partir de una denuncia anónima que advirtió al personal de Asuntos Internos que el jefe de la Departamental de Seguridad de la capital bonaerense recaudaba alrededor de 200.000 pesos de coimas por mes.

La jueza Garmendia ordenó entonces la detención de nueve jefes policiales implicados, la cual fue confirmada luego por la Cámara de Apelaciones.

La Cámara platense, al convalidar las órdenes de detención para nueve ex jefes policiales, dio por acreditado que integraban “una organización con permanencia y estructura jerarquizada, con férreas normas de funcionamiento interno, donde el poder decisorio recae en la cúpula, quién además posee una multitud de medios y sujetos dispuestos para llevar a cabo sus fines”.

“Esa organización criminal se encuentra integrada con quien tenía los sobres en su despacho y en su escritorio (Skramowskyj), con sus jefes y quienes eran los destinatarios de los mismos (Camerini, Carballo y Huck) y con los distintos jefes de las seccionales de Policía que los remitieron (jefes policiales de seccionales) junto con los jefes de calle y personal de confianza que se encargaban de recaudar el dinero producto de diversas actividades ilegales para girar el mismo hacia arriba de la pirámide jerárquica y en beneficio personal”, consignó el fallo.

El 24 de enero último, el Tribunal de Casación penal bonaerense excarceló a los ocho policías detenidos, en tanto el noveno, Federico Jurado, fue hallado muerto ese mismo mes en la celda donde estaba alojado en la Unidad Penitenciaria 9 de La Plata.

Esa resolución fue objetada por la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, que ordenó que otra sala de casación resuelva esa cuestión y que fue la que ayer habilitó a Garmendia para ordenar nuevamente la detención.