Marcelo Mendoza tenía 55 años, siete hijos y varios nietos. Todas las mañanas, tomaba tres colectivos para llegar hasta la escuela CENS 62, en San Nicolás, donde trabajaba como preceptor. Se convirtió en el cuarto trabajador de la educación que falleció por coronavirus desde el retorno de las clases presenciales en el distrito.

“Desde la Unión de trabajadorxs de la Educación lamentamos el fallecimiento de nuestro compañero preceptor del CENS 62, Marcelo Mendoza, a causa del COVID. Tenía 55 años, 7 hijos, muchos nietos y cada mañana tomaba 3 colectivos para llegar a la escuela”, contó la UTE mediante un comunicado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Entró a la docencia en 1990, era un gran militante y lo apodaban ‘Cabezón’. Muy solidario y comprometido con su entorno sus compañerxs lo recuerdan como alguien dispuesto a entregarse al otro. La escuela pública hoy está de duelo porque un compañero defensor de la vida, la salud y la educación ya no está entre nosotrxs”, planteó el sindicato.

La noticia se conoció en el marco del quinto día de paro consecutivo de los gremios mayoritarios docentes en la Ciudad, en reclamo para que se respete el DNU nacional que suspendió temporalmente la presencialidad ante la virulencia de la segunda ola de coronaviurs.

A fines de marzo, un profesor de una escuela técnica de Lugano -Jorge Langone, de 56 años-,  fue el primer docente fallecido en el marco de la pandemia en la Ciudad. Luego murieron el auxiliar docente Juan Carlos Ramírez (55) de la escuela 21 DE 3, y el estudiante de una escuela Willian Marín, de 22 años.