Las toses en Rosario y alrededores confunden, entre síntomas de Covid y efectos del humo que llega de las quemas de pastizales en los campos de la región. Muchos de ellos en Entre Ríos, y otros en Santa Fe. En las últimas horas, desde ambas provincias se lanzaron acusaciones. Pese a que hay normativas de indican que el abordaje de la problemática debería ser conjunto, predominan los cruces.

«En este lado, estamos hartos de soportar la inoperancia del otro lado”, lanzó este martes el intendente de Rosario, Pablo Javkin, mientras la ciudad fue invadida otra vez por el humo de los incendios en las islas de Entre Ríos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Javkin anticipó, según consignó el diario La Capital, que aportará elementos judiciales para apoyar la denuncia que presentará el ex concejal Jorge Boasso para que intervenga la Justicia Federal de Rosario en la cuestión sobre las quemas en las islas. El argumento es que los incendios de pastizales se producen en Entre Ríos, pero el daño a la salud lo sufren los habitantes de Rosario y otras localidades de la ribera del Paraná.

Del otro lado de la frontera provincial no se quedaron atrás con las acusaciones. El titular de Defensa Civil entrerriano, Fabián Daydé, dijo que «el humo» de las islas es «bueno al lado del humo que se fuma en Rosario». E hizo referencia a que ese distrito, con sus quejas por las quemas, busca «desviar la mirada del narcotráfico». La declaración le costó el puesto: el gobierno de Gustavo Bordet le pidió la renuncia».

Quemas, humo y denuncias

El viernes úlltimo, el Ministerio de Ambiente de la Nación informó que había presentado una denuncia con información georreferenciada sobre incendios en el Delta ante la Justicia en Entre Ríos. El ministro Juan Cabandié explicó que los Faros de Conservación «arrojan la localización de focos ígneos» y agregó que si tales datos «se cruzan con información catastral de las provincias, la Justicia puede determinar claramente quiénes son los que prenden permanentemente fuego en el territorio».

Este miércoles, con el viento soplando hacia otro lado, la ciudad de Rosario amaneció más despejada. Pero podía cambiar hacia la tarde, estimaban a nivel local. En medio de los cruces políticos, el malestar y los reclamos siguen.

«Estamos hablando mucho de Entre Ríos, porque casi todos son territorios entrerrianos, pero eso no significa que no haya imputados por las quemas rosarinos y santafesinos. Tres, por lo menos. Y la justicia de Santa Fe tampoco está actuando sobre lo que podría efectivamente hacer. Nos hace pensar en complicidad entre los poderes de las dos provincias», planteó Jésica Fernández Bruera, de la Multisectorial Humedales.

«Más allá de que podamos decir que se están pasando la pelota, no hay que olvidar que todo esto es territorio del Piecas, que obliga a las provincias a trabajar conjuntamente. Están mirando para otro lado, olvidando que firmaron eso en 2008», remarcó la militante. Se refiere al Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná (Piecas-DP), un acuerdo entre Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y el gobierno Nacional. «Después (Mauricio) Macri lo desarma porque deja de pasarle plata, pero sigue vigente», destacó.