Vuelos reprogramados, despegues frustrados, accidentes en pista, quejas de los vecinos y de los usuarios son algunas de las acciones que hicieron que el fiscal federal Jorge Di Lello pidiera la suspensión del aeropuerto de El Palomar y de la aerolínea Flybondi.

La paralización de los vuelos es “hasta tanto se realicen las pericias técnicas que acrediten las condiciones de seguridad, tanto de la empresa, como del aeropuerto”.

Di Lello ya había hecho una primera solicitud de frenar los vuelos de la empresa low cost hace dos meses tras el despegue frustrado de un vuelo en Misiones.

Este lunes, luego de que los vecinos de las inmediaciones del aeropuerto también presentaran un pedido de clausura, Di Lello informó que “debe cerrarse hasta que se investigue si hay un peligro para la “seguridad pública y riesgo potencial por el polvorín militar en inmediaciones del Palomar”.