La reconstrucción del homicidio del joven futbolista Lucas González se suspendió este miércoles por decisión del juez de Instrucción Martín Del Viso, a raíz de un planteo del abogado de los tres policías acusados de haber disparados las armas que causaron el deceso porque ni siquiera a él le permitían que estuviera presente en la medida de prueba. 

El juez Del Viso había autorizado la realización de la construcción para este 1 de diciembre en horas de la mañana, con la intervención de “las víctimas y sus padres con la debida asistencia del personal de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (DOVIC)” y con la presencia de la “División Investigaciones de Homicidios de la Policía Federal Argentina y la colaboración de la Unidad Criminalística de Alta Complejidad”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero la disposición excluía “la participación de la defensa ni los imputados, en atención a lo oportunamente sugerido por la DOVIC al momento de celebrarse las audiencias de los niños como de sus padres, con el objeto de preservar la salud psicológica de los jóvenes y sus familias”.

El defensor de los tres policías Gabriel Isassi, Fabián López y José Nievas, el abogado Alfredo Oliván, no objetó la reconstrucción sino que planteó un recurso de “reposición”, argumentando que comprendía que no estuvieran los imputados pero no que se le prohibiera la intervención a la defensa.

Ello, explicó, violaba la garantía constitucional de defensa en juicio, por lo que le pidió al propio tribunal que revisara su decisión.

El fiscal Leonel Gómez Barbella había previsto que la reconstrucción fuera documentada de manera tal que la defensa pudiera tener acceso y control a ella.

“No se soslaya que de dicho acto procesal se corresponderá labrar un informe con las respectivas conclusiones, más allá de la registración fílmica que también podría concretarse, material éste, que luego podrá ser compulsado por la defensa sin que se vea vulnerado ningún principio, ni garantía Constitucional”, explicó.

Pero Oliván manifestó que eso resultaba insuficiente e insistió en la necesidad de que a la defensa de los imputados se le permitiera estar en la medida procesal, que es previa a que el juez resuelva la situación de los acusados.

El juez Del Viso deberá ahora decidir si hace lugar o rechaza el planteo de la defensa y, en tal caso, fijar una nueva fecha para la reconstrucción, con las modalidades que surjan de esa resolución. 

El abogado de la querella, Gregorio Dalbón, calificó de “chicana” el planteo de la defensa. «Los Policías que mataron, quemaron y torturaron a Lucas quieren estar acá. La chicanita de haber metido el escrito hoy es de mediocres porque lo podrían haberlo hecho antes».

Como no estaba convocada, la defensa de los imputados no estaba notificada de la realización de la reconstrucción y sólo se enteró por las publicaciones periodísticas que daban cuenta de su realización.