El 7 de marzo, la diputada Victoria Montenegro asumió la titularidad de la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña. Una semana después, presentó un proyecto de ley que apunta a prevenir la trata de personas durante los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se realizarán del 6 al 18 de octubre de este año. La redacción del documento se realizó en los meses previos a la apertura de sesiones, con la intención de presentarlo apenas comenzado el año legislativo.

El documento presentado bajo el expediente 428 “propone la creación de una campaña de prevención de la Trata de Personas con fines de explotación sexual, considerando además que hay experiencias previas realizadas en otros países en el marco de eventos deportivos internacionales.”, señaló a Tiempo Victoria Montenegro. El documento rescata antecedentes internacionales como la campaña “Tarjeta Roja”, impulsada por el Consejo Nacional de Mujeres Alemanas, durante el desarrollo de la copa mundial de fútbol 2006. Aquella campaña recibió la aprobación del Parlamento Europeo, que emitió una resolución a través de la cual instó al Comité Olímpico Internacional, FIFA, UEFA, Estados miembros y demás a que promuevan la denuncia de la Trata de personas. Otro de los organismos que se pronunció sobre la campaña fue Amnistía Internacional, que solicitó, entre otros puntos, la asistencia y participación efectiva del Estado Alemán. El siguiente antecedente internacional fue la campaña “Juegue a Favor de la Vida”, realizada en el marco de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La ley propone “que se confeccionen folletos para ser repartidos en cada evento deportivo, se coloquen gazebos con personal especializado en la materia que pueda brindar asesoramiento, folletos para que puedan distribuirse en las escuelas, difusión en transporte público, etc”, apunta Montenegro, quien además destaca que el proyecto también incluye “la difusión del lema ‘La explotación sexual es violencia de género. No seamos cómplices’, que se espera sea incorporado en todo el material a distribuirse, incluyendo las entradas o tickets”.

Entre otros puntos fundamentales se destaca “la creación de una línea telefónica específica para consultas y denuncias, la cual debe ser atendida por personal especializado”, afirma.

Al ser consultada sobre otros proyectos que ya está redactando con su grupo de trabajo, destacó que esperan “poder instalar desde la comisión de DDHH la responsabilidad por las garantías estatales que se le deben a los grupos vulnerabilizados por diferentes problemáticas, como la discriminación por sexo, género u orientación sexual; o por cuestiones de diversidad corporal”, destacó Montenegro. Y agregó: “El acceso a la salud, educación, trabajo y una vida libre de violencia, son todos derechos humanos de los que nos tenemos que ocupar”.