A través de un proyecto presentado en la Legislatura porteña pocos días antes de cumplirse el 40° aniversario de la guerra de Malvinas, el bloque del Frente de Todos -que preside Claudio Ferreño- afirmó que la intención es «reconocer la envergadura que tiene el reclamo inclaudicable de soberanía sobre las Islas del Atlántico Sur en la Ciudad de Buenos Aires y su importancia como parte de nuestra memoria colectiva».

Además, los legisladores propusieron denominar «Bernardino Rivadavia» a la actual calle Malvinas Argentinas de la Ciudad de Buenos Aires, ubicada en los barrios de Parque Chacabuco y Caballito, ya que nace, justamente, en la actual avenida Rivadavia y finaliza en la avenida Eva Perón.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La actual avenida Rivadavia, en cambio, tiene 27 kilómetros de largo y excede los límites de la Capital Federal, ya que comienza en la Plaza de Mayo porteña y finaliza en el partido bonaerense de Moreno, siendo una de las arterias más importantes de la ciudad de Buenos Aires y del oeste del Gran Buenos Aires.

Sin embargo, el cambio de nombre alcanzaría solo al tramo porteño, de acuerdo al proyecto del Frente de Todos.

Anticipan polémica

En los fundamentos del proyecto, los legisladores explicaron que el objetivo es «otorgar el espacio de trascendencia que merece en nuestra Ciudad a quienes combatieron y pusieron su vida al servicio de nuestra patria en la misión de recuperar los territorios de las Islas Malvinas; Georgias del Sur y Sandwich del Sur y sus espacios marítimos circundantes».

Por otra parte, admitieron que la elección de cambiar el nombre de la actual avenida Rivadavia «generará profundos y acalorados debates, sobre las tradiciones y el valor simbólico que tiene la figura del primer presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata», pero agregaron que «no es la intención de esta iniciativa hacer un revisionismo histórico, sino reconocer la envergadura que tiene el reclamo inclaudicable de soberanía» sobre las islas.

La avenida Rivadavia recorre de este a oeste al territorio porteño, y en su traza se emplazan numerosos puntos y edificios históricos, así como otros que son actualmente relevantes para la política Argentina.

Además, puede verse como una división entre el norte y sur de la ciudad, y a partir de ella casi todas las calles y avenidas cambian su denominación y numeración, solo la Avenida General Paz y la Avenida 9 de Julio no cambian su nombre al cruzar Rivadavia.